La violencia que se ha vivido en el país en los últimos años ha tenido un impacto negativo en la actividad económica nacional de 0.5%, su costo suma 910,000 millones de pesos, lo que representa 6% del Producto Interno Bruto (PIB), expuso Ernesto Cervera Gómez, director general del Grupo de Economistas Asociados (GEA).

Durante su participación en el Seminario Anual 2014 de Softec, el directivo de la consultoría indicó que debido a este impacto por este fenómeno social, el país no podrá alcanzar el crecimiento estimado a inicios de año arriba de 3 por ciento.

Este año podríamos estar creciendo no a 2%, sino a 3% sin este costo de seguridad , expresó Cervera Gómez durante su ponencia titulada Escenario económico .

El directivo explicó que los efectos directos por los conflictos de inseguridad ascienden a 227,000 millones de pesos, de los cuales 40,500 millones de pesos corresponden al gasto que realiza el gobierno federal en este rubro. Agregó que al año alrededor de 7 millones de personas son víctimas de la delincuencia, lo que representa una pérdida para el gobierno de 15,000 pesos por caso.

Uno de los riesgos para la economía es la violencia y el descontrol político, pues aumenta la percepción de riesgo, la inversión extranjera se desacelera, así como la economía doméstica , refirió.

En cuanto a los efectos secundarios, Cervera Gómez explicó que las pérdidas de inversión alcanzan 193,000 millones de pesos y por pérdidas de plazas laborales 490,000 millones de pesos.

El especialista también se refirió a los hechos ocurridos en Ayotzinapa, Guerrero, el pasado 26 de septiembre y en los cuales desaparecieron 43 estudiantes normalistas, y dijo que debido a estos acontecimientos hay un desánimo generalizado en la población mexicana.

Aunque acotó que por el momento este desánimo sólo se encuentra en el ámbito social, alertó que en un futuro éste podría llegar al ambiente económico, teniendo repercusiones para el crecimiento de la economía nacional.

Respecto del entorno global de la economía, Cervera Gómez abundó en que la crisis bancaria que se vive en China podría tener un impacto negativo en el crecimiento de la economía del país para el siguiente año, que de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público podría ubicarse en entre 3.2 y 4.2 por ciento.