Las autoridades venezolanas abrieron un procedimiento administrativo a la mayor cadena de farmacias del país por supuestas irregularidades en la venta de productos, y dos de sus ejecutivos están rindiendo declaraciones este lunes en la sede de la policía política.

El presidente de la mayor cámara de empresarios del país, Jorge Roig, confirmó a la radio local Unión Radio que el presidente ejecutivo y seis gerentes de la cadena Farmatodo fueron convocados a declarar en la sede policía política, y que ya fueron enviados a sus casas cinco de los gerentes.

Una gerente de la cadena, que habló en condición de anonimato porque no está autorizada para declarar, indicó a la AP que dos de los ejecutivos de Farmatodo continúan declarando en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, SEBIN, y precisó que hasta el momento no han recibido ninguna comunicación de las autoridades sobre el procedimiento que les abrieron.

Las autoridades iniciaron un "procedimiento administrativo" a la cadena de farmacias tras una inspección que realizaron funcionarios del ente encargado de supervisar el control de precios y del servicio de inteligencia la policía política durante el fin de semana, precisó la empresa en un comunicado difundido el lunes en medios locales.

El procedimiento fue iniciado por supuestas irregularidades en la atención a los clientes, anunció la víspera un alto funcionario. Las autoridades comenzaron inspecciones el mes pasado a comercios del país ante el recrudecimiento de los problemas de desabastecimiento de algunos alimentos y bienes básicos, y las largas filas de clientes que se forman a las puertas de los supermercados y tiendas de productos básicos de todo el país.

El grupo, que tiene 167 farmacias en todo el país y más de 96 años de operaciones, no dio detalles de las acciones que emprendieron las autoridades, y solo informó que como parte del procedimiento "ejecutivos de la empresa fueron invitados a rendir declaraciones en el SEBIN".

Farmatodo defendió sus actuaciones, asegurando que su conducta es "transparente" y que siempre ha estado a la disposición de las autoridades para que la fiscalicen, tal como ocurrió en las "más de 60 inspecciones" se tuvieron sus tiendas el mes pasado, añadió el comunicado.

El líder opositor Henrique Capriles cuestionó la acción contra Farmatodo, y dijo la víspera en su cuenta de Twitter que la acción contra la cadena de farmacias tendrá consecuencias que van allá del grupo, "estamos hablando de acabar con lo poco q (que) queda".

Venezuela está sumida en una crisis económica, caracterizada por una inflación galopante, problemas severos de escasez y una recesión, que analistas proyectan que se agravará este año por la caída de los precios del petróleo que es la principal fuente de ingresos del país.

El presidente Nicolás Maduro declaró el domingo: "tengo varios conspiradores, dueños de tiendas, presos en el SEBIN y le he pedido a la Fiscalía que acelere todos los cargos para que vayan bien presos".

Sin identificar de qué cadena hablaba, Maduro dijo que "como tienen varias de estas tienditas en todo el país", quieren promover las abultadas filas de compradores.

Al respecto, el jefe civil del llamado "Estado Mayor de la Batalla Económica", Ernesto Villegas, informó que tras una inspección se detectó que una de las tiendas de Farmatodo en la capital tenía una larga fila de clientes porque tenían cajas de cobro vacías.

Estatus legal sin aclarar

El estatus legal de lo sucedido a la cadena de farmacias Farmatodo se desconoce. Víctor Maldonado, presidente de la Cámara de Comercio de Caracas señaló que no se podría decir con certeza que se trata de una expropiación o de una intervención.

Partimos del hecho de juzgar esta situación sobre la base de los principios y del presente, lo primero nos dice que vivimos bajo el socialismo del Siglo XXI, y el presente es que el presidente de la cadena de farmacias más grande del país está retenido en el Sebin. Algunas veces este es el inicio de una expropiación, pero otras sucede que solo fue un mal rato. Por lo tanto no sabemos o no tenemos expectativas de lo que pueda suceder o está sucediendo , expresó Maldonado.

Por otro lado, el comunicado de la cadena de farmacias no aclara de ninguna manera cuál es el término legal de lo que está pasando en la empresa. La Superintendencia de Precios Justos tampoco lo explica.

abr