La francesa Christine Lagarde y el mexicano Agustín Carstens presentarán sus candidaturas a la jefatura del Fondo Monetario Internacional (FMI) esta semana ante las autoridades de Brasil.

Lagarde, ministra de Finanzas de Francia, visita hoy (lunes) el país sudamericano, en lo que será su primer viaje a una nación emergente, antes de comenzar una gira que incluirá el paso por China e India.

Lagarde declaró que iba a comenzar su gira en Brasil porque fue el primer país en responderle. He decidido visitar todos los países emergentes , declaró la Ministra.

La principal figura europea para dirigir al FMI almorzará con el ministro de Hacienda carioca, Guido Mantega, y mantendrá una reunión con el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini.

Por otra parte, la visita del Gobernador del Banco de México es esperada el miércoles. De acuerdo con un portavoz del Ministerio de Hacienda de Brasil, quien no divulgó detalles de la agenda, Carstens también se reunirá con su par brasileño.

Mantega declaró el miércoles pasado que conversó con Carstens un día antes. Hablamos ayer por teléfono. Él me llamó pidiendo nuestro apoyo y vendrá aquí la próxima semana , dijo el brasileño.

Brasil, que considera positivo que haya varias candidaturas al puesto de Director Gerente del FMI, destacó la participación del mexicano representando de alguna forma al grupo de países emergentes que hace contrapeso al bloque europeo.

El país que preside Dilma Rousseff­ ha declinado proclamar su apoyo abierto hacia algún candidato y esperará a conocer las propuestas de éstos.

Brasil defiende reformar el organismo para que tenga una mayor participación de los países emergentes. Esta posición ha sido compartida por los demás países que integran el grupo denominado BRICS. Sin embargo, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica no se han puesto de acuerdo en una candidatura única.

Brasil también ha pedido que el mandato del próximo Director Gerente del FMI se extienda hasta finales del 2012, cuando culminaría la gestión del recién dimitido Dominique Strauss-Kahn.