Pese a reconocer el compromiso del gobierno federal con la responsabilidad fiscal, tras el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) y la iniciativa de ley de ingresos, la calificadora Moody’s advierte que los supuestos sobre ingresos tributarios y provenientes del petróleo podrían no cumplirse.

“Los supuestos de ingresos tributarios y los que generaría la producción de petróleo son ligeramente optimistas, y al tenerles una especie de destino se limita el margen de maniobra en caso de que no se alcancen los estimados”, explicó Jaime Reusche, analista soberano para México.

Desde Nueva York, en las oficinas centrales de la agencia, explica que en la propuesta, el gobierno estima recaudar 3 billones con 287 millones 605,000 pesos el próximo año; una cifra que es 7% mayor en términos reales a la aprobada en la ley de ingresos del año en curso.

Una estimación difícil de alcanzar, matiza el analista, si se considera que no hay una reforma tributaria detrás y que, en cambio, se confirma una reducción del IVA y el ISR a personas morales de los estados del norte.

El analista de la calificadora explica que también es poco probable que se alcance el nivel de producción de petróleo estimado de 1.8 millones de barriles diarios. La producción de crudo cayó 9% en el 2017, refiere; y la proyección para este año es que también habría caído en 8 por ciento.

De manera que “esperar que la producción se mantenga estable, o que se corte esta senda de caídas en el 2019, no parece tener un sustento”.

Otra herramienta

Al no alcanzarse los supuestos, reconoció, “nos provoca curiosidad” ver la capacidad de reacción del gobierno y si están dispuestos a hacer ajustes (en el gasto) cuando no vengan los ingresos esperados.

“Tendríamos que ver qué otros sectores usarían para cuadrar al gasto, o qué otras herramientas utilizan”.

De acuerdo con él, en los últimos tres años el Ejecutivo “utilizó supuestos bastante conservadores que daban un buen margen por si los ingresos vienen por debajo de los esperado”.

Confianza resentida

El analista explica que “la percepción y confianza de los inversionistas claramente se han resentido”.

Sostiene que el proyecto presupuestal emitió el mensaje del compromiso que sí tiene el gobierno con la responsabilidad fiscal, lo que debería apoyar la confianza del mercado.

Dijo entender que el gobierno está en el proceso de reconstrucción de la confianza y credibilidad que caracterizaba a México.

“Poco a poco tendrá que ganarse y recuperar la confianza y credibilidad que caracterizaba al país y está empezando a dar señales de que sí le importa y quiere volver a ganársela, pero una sola señal no es suficiente. Aquí hay que ver qué tanto más puede seguir dando”, refirió.

Destaca que la cancelación de la construcción del aeropuerto “sin duda marcó un parteaguas en la confianza sobre la conducción de la política económica de esta administración”.

Gasto que apenas comienza

El analista explica que, por el momento, las transferencias a la refinería y al Tren Maya son relativamente acotadas.

“Uno esperaría claramente mayores transferencias, pero el flujo presupuestal por ahora es pequeño. Nosotros creíamos que estas iniciativas se llevarían un incremento en el gasto de 2 puntos del PIB y por ahora las ha consolidado en 1 punto del producto, y el gasto por debajo del esperado trae nuevas preguntas. Será porque efectivamente quieren mantener un gasto al proyecto de infraestructura austero o no han presupuestado bien todos los costos”.

Dice que por ahora no pueden hacer proyección alguna sobre el impacto fiscal de los proyectos, pues no cuentan con resultado alguno ni planes sobre éstos, lo que no concuerda con la experiencia de proyectos anteriores de esta envergadura.