Los ingresos presupuestarios del sector público registraron, de enero a septiembre de este año, una caída de 5.4%, en términos reales, en comparación con el mismo periodo de 2020, de acuerdo con el informe publicado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 

Los datos divulgados por la dependencia mostraron que los ingresos presupuestarios sumaron 3 billones 889,301 millones de pesos de enero a septiembre, lo que además de resultar menor en comparación con el año pasado, también quedó por debajo a lo previsto en el programa en 235,773 millones de pesos. 

La mayor caída se vio en el rubro de los ingresos petroleros, los cuales le dejaron al gobierno 396,959 millones de pesos, lo que resultó en 45.7% menor , en términos regalos, a lo recaudado en el mismo periodo del año pasado. 

La disminución de estos ingresos se debió a la caída de los precios internacionales del petróleo, los cuales se han visto afectados desde el inicio de la pandemia de Covid-19 por las medidas de confinamiento y una menor demanda del combustible, explicó Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda en videoconferencia. 

Combate a evasión aminora caída

En lo que se refiere a la recaudación que se obtiene por el pago de impuestos, también se presentó una disminución de 0.9% de enero a septiembre de este año, en comparación con el mismo periodo del 2019. En total, los contribuyentes dejaron al erario público 2 billones 505,076 millones de pesos. 

“Lo que ha aminorado la caída de los ingresos ha sido el combate contra la evasión fiscal. Esto brinda bastante margen de maniobra para que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pueda implementar medidas. El siguiente año, el fisco mantendrá la eficiencia recaudatoria”, refirió en videoconferencia de prensa Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda. 

Si bien la recaudación no mostró una mayor caída, en el tercer trimestre del año se ubicó en 152,432 millones de pesos por debajo del pronóstico que se tenía para el periodo. 

“El comportamiento de la recaudación se explica principalmente por un crecimiento del ISR de 0.1%, reflejo de los esfuerzos decididos para facilitar e incrementar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes. Por otro lado, la recaudación del IVA y el IEPS disminuyeron en 2.0 y 3.7%, respectivamente, resultado que refleja tanto la menor actividad económica por el confinamiento ante la emergencia sanitaria, como la compensación parcial que se ha realizado con las medidas implementadas para fortalecer la administración y combatir la evasión y elusión fiscales”, señaló la dependencia.

ana.martinez@eleconomista.mx