Los ingresos fiscales en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) llegaron en promedio a 34.2% del Producto Interno Bruto en 2017 y Francia alcanza el mayor nivel en este rubro.

En la edición 2018 de su publicación anual “Estadísticas de Ingresos”, los ingresos fiscales en los países de la OCDE han aumentado, con impuestos sobre las empresas y consumo personal que representan una proporción cada vez mayor de los ingresos fiscales totales

El reporte muestra que la proporción promedio de impuestos de la OCDE sobre el PIB aumentó ligeramente en 2017, a 34.2%, en comparación con 34% en 2016.

El promedio de la OCDE ahora es más alto que en cualquier punto anterior, incluyendo sus picos anteriores de 33.8% en 2000 y 33.6% en 2007, agregó el organismo internacional.

A su interior, Francia se ubica en primer lugar en ingresos fiscales, con 46.2%, seguido de Dinamarca, 46 por ciento, Bélgica, 44.6%, Suecia, 44% y Finlandia 43.3% del PIB; todos por arriba del promedio de la OCDE.

En contraste, los países con los menores niveles y por debajo del promedio del organismo son: México con 16.2%, Chile, 20.2%, Irlanda, 22.8%, Turquía 24.9% y Corea, 26.9% del Producto.

De acuerdo con la Nota País, los ingresos tributarios de México disminuyeron 0.4 puntos porcentuales, de 16.6% en 2016 a 16.2% en 2017, aunque con un incremento respecto a su nivel de 2000, cuando se ubicaban en 11.5% del PIB.

La OCDE precisó que de 2000 a 2017, el mayor nivel de ingresos fiscales de México fue en 2016, con 16.6%, mientras que el más bajo fue en 2005, con 11.4% del PIB.