El Banco de Inglaterra (BoE) anunció el jueves que inyectará otros 50,000 millones de libras (78,000 millones de dólares, 62,000 millones de euros) en la economía británica, tras su reunión mensual de política monetaria en Londres en la que mantuvo su tasa principal en 0.5 por ciento.

El BoE, que expande así su programa de compra de activos a 375,000 millones de libras (585,000 millones de dólares, 467,000 millones de euros) para sostener a una economía británica nuevamente en recesión.

El oficialmente llamado programa de flexibilización cuantitativa fue creado en marzo de 2009 para inyectar liquidez en una economía sumida entonces en una primera recesión e incrementado en noviembre de ese año hasta los 200,000 millones de libras, suma que se agotó en enero de 2010.

El BoE lo reactivó en octubre de 2011 con la inyección 75,000 millones de libras, y lo expandió en febrero con otras 50,000, que también se gastaron.

La nueva inyección era esperada por los analistas en momentos en que el Reino Unido se encuentra de nuevo en recesión tras dos trimestres consecutivos de contracción de la economía (-0.4% en el cuarto de 2011 y -0.3% en el primero de 2012).

El Banco de Inglaterra (BoE) decidió por otra parte mantener sin cambios su tasa principal en su mínimo histórico de 0.5% vigente desde marzo de 2009.

Los anuncios del BoE se producen poco antes de los del Banco Central Europeo (BCE), que según anticipan los analistas bajará un cuarto de punto su tasa actualmente fijada en el 1 por ciento.

RDS