Refrescos, pan de dulce, cigarrillos, energéticos y el IVA homologado en la frontera llevaron a la inflación a 4.63% a tasa anual en la primera mitad de la temida cuesta de enero.

En los primeros 15 días del mes, los precios al consumidor aumentaron 0.68% más de lo estimado por el consenso de analistas que esperaban un 0.63%, sobre todo por el efecto de los cambios fiscales aprobados en la Reforma Hacendaria. Esto provocó que las loncherías, torterías y restaurantes ajustaran el costo de la comida corrida y menú que ofrecen para los que comen fuera de casa.

Así, la canasta básica se disparó en la quincena 1.33% y 6.46% en variación anual, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El refresco envasado fue el que tuvo la mayor incidencia sobre la inflación general por ser uno de los productos que más se consume en nuestro país, aunque también destacó por ser el segundo que más subió de precio (11.40%) después de la cebolla (17.69%).

El jitomate junto con el tomate verde y el chile poblano no pudieron contrarrestar ese impacto con la baja que presentaron en su precio. Analistas dijeron que los alimentos, bebidas y tabaco explican casi la mitad de la inflación reportada y que todavía falta ver los efectos indirectos y secundarios.

Para Invex, la inflación fue consecuencia de la entrada en vigor de los nuevos impuestos para bebidas y alimentos de alto contenido calórico, como en el refresco y el pan dulce. También por el al aumento adicional mensual de la gasolina que se aplicó al inicio del año, lo que provocó una variación quincenal mucho mayor a la observada en 2013 así como por el aumento en las tarifas eléctricas.

IVA FRONTERIZO

El INEGI dio a conocer que las ciudades de la frontera fueron las que tuvieron la mayor inflación por localidades.

En el norte, destaca Ciudad Acuña, Coahuila, con 2.34% y en Baja California, Tijuana con 2.12% y Mexicali con 1.66%. En el sur sobresalió Chetumal, Quintana Roo con 2.16% y Tapachula, Chiapas con 1.62 por ciento.

En otro puntos del país, la inflación en el área metropolitana fue de 0.32%y en Morelia a pesar de los problemas en Michoacán tuvo una inflación de 0.19%, es decir muy por debajo del índice general.

Gerardo González del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, dijo que el resultado de la inflación significó una pérdida del poder adquisitivo de la población, ya que los precios subieron más que el salario mínimo.

Sin embargo, señaló que los más afectados serán a los que ganan un salario mínimo porque destinan la mayor parte de su ingreso a los alimentos. Hizo ver que en los últimos años la pérdida del poder adquisitivo no había sido tan fuerte como ahora.

Como ejemplo, expuso que en 1976 un trabajador podía comprar 106 tortillas con lo que percibía hoy sólo puede adquirir 27 tortillas.

[email protected]