La zona euro alcanzó en febrero el objetivo del Banco Central Europeo (BCE), al registrar un aumento de la inflación hasta el 2%, indicó este jueves el instituto de estadística europeo Eurostat.

El BCE buscaba desde hace dos años una inflación cercana aunque inferior al 2%, considerada como beneficiosa para los 19 países del euro, y los datos publicados podrían aumentar la presión sobre la institución monetaria para que ponga fin a su plan de compra masiva de activos.

La inflación registrada en febrero, conforme a las estimaciones del proveedor de servicios financieros Factset de un 2%, corona así la progresión ascendente de los últimos meses, desde el 0.6% en noviembre, pasando por un 1.1% en diciembre y un 1.8% en enero.

El alza del mes pasado se benefició del aumento continuado de los precios de la energía que registraron un 9.2% en febrero, respecto al 8.1% en enero y un 2.6% en el último mes del 2016, según Eurostat. La alimentación, el alcohol y el tabaco pasaron, por su parte, del 1.8% en enero al 2.5% un mes después.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios de la energía y de los alimentos no elaborados, se mantuvo estable por su parte en el 0.9 por ciento.

Pese a alcanzar el objetivo del BCE, el presidente de esta institución, Mario Draghi, ya advirtió a principios de febrero, que el apoyo de sus medidas de política monetaria seguía "siendo necesario" para dinamizar la actividad de la zona euro.

Los riesgos para la zona euro persisten y "están vinculados principalmente a factores mundiales", justificó entonces Draghi, para quien su política monetaria establece que no deben "reaccionar ante estadísticas individuales y alzas a corto plazo de la inflación". "El horizonte pertinente de nuestra política es el medio plazo", añadió.

erp