La inflación en la primera quincena de noviembre, en su registro anual, rebasó por segundo informe quincenal consecutivo el nivel de 3%, al inscribirse una variación de 3.29%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta es la mayor fluctuación anual, para una primera quincena, en 22 meses y confirma la previsión del Banco de México, que apenas el miércoles advirtió que continuaría ascendiendo a un ritmo gradual para cerrar el año ligeramente arriba de la meta , impulsada en buena medida por los incrementos en los precios de las gasolinas.

De acuerdo con la información del Inegi, la inflación subyacente mantiene la tendencia al alza, para completar una variación anual de 3.33%; indicador que incorpora parcialmente la presión del tipo de cambio real entre México y Estados Unidos y los precios relativos de las mercancías, tal como lo explicó Agustín Carstens, el gobernador del Banco de México.

Analistas de Citibanamex, Invex y Finamex Casa de Bolsa, advierten que la tendencia del tipo de cambio sigue presionando a la inflación, y persistirá, lo que motivaría un alza agresiva de las tasas .

La inflación subyacente capta el impacto de la depreciación del peso frente al dólar en el rubro de mercancías tal como lo ha explicado el Banco de México. Pero también incorpora los precios no volátiles como alimentos procesados, bebidas y tabaco, y algunos servicios, matiza Eduardo González, analista de Banamex.

A pesar del impacto cambiario en precios de mercancías de bienes comerciables internacionalmente, fueron los precios de la electricidad los que generaron la mayor presión inflacionaria, con una variación quincenal de 25.61 por ciento.

Con el dato quincenal a tasa anual, se confirma una tendencia al alza desde la segunda quincena de mayo que ha favorecido por segundo mes consecutivo, que se rebase el nivel de 3% del Banco de México.

Jitomates, pollo y energéticos para arriba

En su medición quincenal, la fluctuación de los precios generales fue de 0.77%, que resulta también el nivel más alto para un periodo similar al menos desde el 2012.

Los productos que en el periodo reportado registraron los mayores precios al alza pueden dividirse en tres grupos: alimentos, donde el jitomate registró una variación quincenal de 4.33%; el chile serrano, con una fluctuación de 15.52% y el pollo, con un repunte de 0.64 por ciento.

Consecuencia de este aumento, las loncherías, fondas, torterías y taquerías, registraron también una variación al alza de 0.20 por ciento.

El otro grupo de productos que destacaron en la quincena por su variación al alza es el de energéticos, a la gasolina de bajo octanaje, que inscribió una variación quincenal de 0.22% y la electricidad cuyo precio registró una fluctuación quincenal de 25.61 por ciento.

En el tercer grupo se encuentran los servicios turísticos, con un aumento de 5.85% y transporte aéreo, cuyo precio se elevó en 11.85 por ciento.

Pero también hubo contrapesos

De acuerdo con el reporte del instituto, en la quincena se identificaron al menos 10 productos cuyos precios a la baja fueron determinantes para contrarrestar la variación de precios generales.

Se trata del pepino, naranja, melón, cebolla, calabacita, cremas para la piel, refrescos envasados y neumáticos, hoteles y pañales.

Estas tendencias a la baja compensaron los precios al alza de productos cuya incidencia fue más alta. La incidencia cuantifica el impacto en el gasto de las familias y por ende en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Localidades con inflación

La información del Inegi muestra que las localidades con una variación por arriba de la nacional resultaron Huatabampo, Sonora (9.46%); Mexicali, Baja California (9.38%); Culiacán, Sinaloa (8.14%); Hermosillo, Sonora (3.36%) y La Paz, Baja California Sur (3.17 por ciento).

En tanto, las de variación por debajo de la nacional resultaron Durango, Durango (-0.02%); Fresnillo, Zacatecas (0.01%); San Luis Potosí, San Luis Potosí (0.02) y Toluca, Estado de México (0.04 por ciento).

Banxico, el más disciplinado

Retomando un ejercicio realizado por el Banco de México en su informe trimestral, publicado el 23 de noviembre: observamos que el banco se encuentra entre los bancos centrales que mejor se han ajustado a su objetivo de inflación. En comparación con Brasil, Turquía, Colombia, Rusia y Perú, cuyo sustancial incremento en los precios dejo atrás a su objetivo de inflación, México se ha mostrado más disciplinado (dentro del rango de 3% +/- 1 por ciento).

Cabe destacar que existe otro grupo de países que lejos de haber superado su meta, muestran inflaciones por debajo de la misma, lo cual también representa una marca negativa en la reputación del banco central, tal es el caso de: Tailandia, Corea del Sur, China, Filipinas, Indonesia, Polonia y Hungría. (Con información de Guillermo Barragán)