En la primera mitad de abril, la inflación para los consumidores repuntó a 4.38%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dato de la primera quincena es mayor al que se registró en la segunda mitad de marzo, cuando el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una tasa anual de 4.05 por ciento. Frente a la quincena inmediata previa, el INPC disminuyó 0.03 por ciento.

Con estos números, la inflación sorprendió al mercado, el cual esperaba que se ubicara en 4.22%, de acuerdo con un sondeo de Reuters entre 10 especialistas.

Además, la inflación hiló dos quincenas fuera del rango objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual, un rango al que apenas había logrado volver a entrar en febrero pasado tras 50 quincenas ubicándose por encima de éste.

Analistas refirieron que los resultados, dados a conocer por el Inegi, descartan en el corto plazo un recorte por parte del Banxico a su tasa objetivo, la cual actualmente se encuentra en 8.25 por ciento.

“Todavía no existen condiciones suficientes para que tenga lugar un recorte en las tasas de interés por parte del Banxico. El comportamiento errático en la inflación subyacente, incluso con algunos de sus componentes exhibiendo presiones al alza, sumado a la posible materialización de otros riesgos, nos llevan a creer que Banxico mantendrá la tasa de interés objetivo en 8.25% en las siguientes decisiones de política monetaria”, refirió Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

La próxima reunión de la Junta de Gobierno del Banxico se llevará a cabo el 16 de mayo.

Alejandro Saldaña añadió que los riesgos para la inflación que podrían materializarse son la volatilidad cambiaria en el entorno actual de incertidumbre; mayores avances en los precios de los energéticos ante la recuperación del precio internacional del petróleo, así como las presiones en el costo laboral por el ajuste al salario mínimo.

Efecto Semana Santa

“La inflación de la primera quincena de abril presenta un repunte en comparación con los niveles observados durante febrero y parte de marzo. De especial importancia es el alza en el componente subyacente, que se ubica en su mayor nivel en 26 quincenas”, expuso un análisis de Monex.

Al interior del reporte del Inegi se detalló que en lo que se refiere a la inflación subyacente, la cual elimina de su cálculo los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, tuvo una mayor incidencia en la inflación general y registró un avance de 3.94% anual.

Dentro de este índice, el rubro con mayor impacto fue el de servicios, el cual registró una inflación anual de 4.10% en los primeros 15 días del mes, mientras que en la parte de mercancías se registró un incremento de precios de 3.74 por ciento.

“La inflación subyacente subió de 3.55 a 3.94%, máximo desde la primera quincena de marzo del 2018. Cabe mencionar que esto no es muy sorpresivo dado el retraso relativo de la Semana Santa en comparación con el año pasado, lo que ya anticipábamos que impactaría a la subyacente. Sin embargo, la dinámica de esta última sigue siendo muy relevante para el Banxico, en particular tomando en cuenta que el aumento en bienes también fue relativamente alto”, explicó un reporte de Banorte.

Cabe destacar que el año pasado, el periodo vacacional de Semana Santa cayó en marzo, mientras que este año fue en abril.

A detalle, los servicios turísticos en paquete fueron los productos que mayor incidencia quincenal tuvieron en la inflación, los cuales incrementaron sus precios en 26.66% en comparación con el mismo periodo del 2018, mientras que a diferencia de la quincena anterior, aumentaron 19.39 por ciento.

Por su parte, el servicio de transporte aéreo fue el segundo producto con mayor incidencia quincenal en la inflación. Dicho servicio se encareció 45.46% en comparación con el año pasado, mientras que en comparación con la quincena previa, su precio avanzó 27.19 por ciento.

Tarifas eléctricas moderan subyacente

En lo que se refiere al rubro no subyacente, éste presentó una inflación de 5.77% en la primera mitad de abril, ello debido al resultado de 7.09% de los precios de los energéticos y tarifas de gobierno, así como el incremento de 3.88% en los precios de los agropecuarios.

Lo anterior, explicó el analista de Bx+, se debió principalmente al comportamiento de los productos pecuarios, los cuales registraron una inflación de 3.88 por ciento.

“En la lectura quincenal, destacó el incremento de 15.30% en el precio del aguacate, la mayor desde el 2016, posiblemente derivado de una mayor demanda en Estados Unidos ante el riesgo del cierre de la frontera norte de nuestro país. Quincenalmente, la inflación no subyacente se moderó ante la entrada en vigor del programa de tarifas eléctricas de temporada cálida en 18 ciudades del país, como cada año”, añadió.

Asimismo, las tarifas eléctricas fueron los genéricos que tuvieron una mayor incidencia a la baja para la inflación en la primera mitad de abril. En comparación con el mismo periodo del 2018, la electricidad tuvo un costo apenas 0.83% mayor, mientras que en comparación con la segunda quincena de marzo tuvo una disminución de 12.26 por ciento.

[email protected]