El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) rompió su racha a la baja y, durante el sexto mes del año, registró la primera aceleración del 2018 explicada, en mayor medida, por los precios de los energéticos.

En junio, la inflación tuvo un avance mensual de 0.39%, con lo cual la tasa anual se ubicó en 4.65%, dato mayor al que se registró en mayo pasado cuando avanzó a 4.51%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mismo periodo del año pasado, el INPC avanzó 0.25% mensual, para ubicar la medición anual en 6.31 por ciento.

Cabe destacar que, en diciembre del 2017, la inflación fue de 6.77% anual, la tasa más alta registrada en 17 años; no obstante, en enero retrocedió a 5.55%, mientras que en febrero bajó a 5.34%, en marzo a 5.04% y en abril a 4.55 por ciento.

De acuerdo con Delia Paredes, directora ejecutiva de Análisis Económico de Banorte, el avance de la inflación se explicó por presiones que persisten sobre los precios de los energéticos, los cuales presentaron una variación anual de 11.4 por ciento.

“Los precios de los energéticos a nivel internacional han estado incrementándose y, en línea con eso, aquí responden de igual manera, lo cual genera una presión sobre la inflación; no obstante, podríamos estar al final de estas presiones debido a que falta poco para que acabe el driving season en Estados Unidos ”, indicó.

El driving season es una temporada en la cual los consumidores utilizan más gasolina de lo común, debido a viajes largos en carretera o el uso de aire acondicionado y otras herramientas, con lo cual crece la demanda sobre el combustible y, por ende, se encarece el precio. Usualmente, esta temporada abarca de abril a octubre.

De acuerdo con datos del Inegi, al interior de los energéticos en junio, el gas doméstico LP presentó una variación anual de 23.9%, seguida de la gasolina de bajo octanaje que avanzó 16.70%, mientras que la de alto octanaje registró 12.83 por ciento.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, explicó que el repunte en la inflación no sólo tiene que ver con el precio de los energéticos, sino también por el aumento de los precios de vivienda, que tuvieron una variación de 2.6 por ciento.

“En el rubro de servicios, la vivienda también contribuyó al aumento en la inflación, aunque esto lo vemos más como algo coyuntural y no un factor que pueda perdurar en los próximos meses”, expuso.

Subyacente sigue a la baja

Al interior del índice, la inflación subyacente —en donde se eliminan los bienes y servicios, cuyos precios son más volátiles— presentó un avance mensual de 0.23%, lo cual la ubicó, a tasa anual, en 3.62 por ciento. Con lo anterior, el índice de precios subyacente hiló siete meses de retrocesos, los cuales empezaron en diciembre pasado cuando se ubicó en 4.87 por ciento.

“El dato del índice subyacente te habla de que hay cierta estabilidad o convergencia hacia la meta del Banco de México. Te habla de que no hay una demanda muy fuerte o sólida, por lo cual no existe ningún problema de oferta”, dijo James Salazar.

Dentro de la inflación subyacente, los servicios se ubicaron en 3.38%, mientras que las mercancías avanzaron a 3.88 por ciento. En este último rubro, Joan Domene, analista de Invex, explicó que, hacia delante, una debilidad persistente en el peso podría frenar la desaceleración en mercancías, que con el dato de junio hiló siete meses a la baja.

En lo que se refiere a la inflación no subyacente, ésta registró un avance mensual de 0.84%, mientras que en comparación anual fue de 7.79 por ciento.

Tipo de cambio incidió

INPP mantiene tendencia alcista; se ubicó en 6.95% anual en junio

En el sexto mes del año, el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) presentó un repunte en su variación y se ubicó en 6.95% a tasa anual, de acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Con el dato de junio, los precios al productor hilaron cuatro meses consecutivos al alza: de febrero a marzo el INPP pasó de 3.2 a 3.6% anual, mientras que en abril se ubicó en 4.0% y en mayo en 5.41 por ciento.

“La lectura de junio confirma una tendencia al alza: pasó de 5.41 a 6.95%, niveles no vistos en 12 meses. Presiones significativas provienen de sectores como minería, construcción y manufactura de derivados del petróleo, productos metálicos y equipo de transporte”, indicó Alejandro Saldaña, analista de Ve por Más.

Agregó que en la parte de equipo de transporte, los incrementos en este rubro son resultados del alza internacional del precio del petróleo, así como metales y, posiblemente, como un efecto de los aranceles que se impusieron al acero y aluminio que entraron en vigor en junio.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, agregó que otro factor que presionó los precios al productor fue el tipo de cambio, el cual tuvo mucho movimiento previo a las elecciones presidenciales.

“Los precios al productor son los primeros en absorber ese tipo de choques externos, como lo es el tipo de cambio y se pueden ver más en ciertos sectores, como las manufacturas que aumentaron en 8.93%”, indicó.

Pese al avance del INPP, Delia Paredes, directora ejecutiva de Análisis Económico de Banorte, expresó que han visto poca correlación o contagio de estos aumentos a los precios al consumidor.

Todas las actividades económicas registraron avances anuales en junio, en especial las secundarias que tuvieron una variación de 9.28 por ciento.

Dentro de las actividades secundarias, la minera presentó el mayor avance anual, de 17.39%, seguida de la construcción con 9.31%, las industrias manufactureras con 8.93% y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas que presentaron una variación de 7.95 por ciento.

Después de las secundarias, las actividades terciarias fueron las que presentaron un mayor avance de 4.16 por ciento. Al interior de éstas, todas las actividades presentaron aumento en sus precios; sin embargo, los servicios de esparcimiento culturales y deportivos presentaron la tasa más alta de 5.97%, seguida de los transportes, correos y almacenamiento que tuvieron una variación anual de 5.59 por ciento.

En lo que se refiere a las actividades primarias, las cuales abarcan la agricultura, cría y explotación de animales, así como el aprovechamiento forestal y la casa, presentaron una ligera variación de 0.01 por ciento.

Las actividades terciarias presentaron un avance de 4.16%, mientras que las actividades primarias registraron una variación de apenas 0.01 por ciento.

En comparación mensual, el INPP registró un incremento de 1.09 por ciento. Por grupos de actividades económicas, las primarias retrocedieron 2.13%, mientras que las actividades secundarias avanzaron 1.74% y las terciarias 0.44 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx