Venezuela cerró el año con un crecimiento económico de 1.6% y la mayor inflación de América Latina, que llegó a 56.2%, pese a que los precios se desaceleraron en los últimos dos meses del año tras una agresiva campaña del presidente Nicolás Maduro para reducir la inflación.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 4.8% en noviembre y 2.2% en diciembre, desde 5.1%, según cifras entregadas por el Banco Central de Venezuela.

La inflación de la guerra económica acumulada, especulativa, de la burbuja creada, llegó a la cifra de 56.2% (en el 2013) , dijo Maduro en una rueda de prensa.

La tasa anualizada ya había llegado a 55% en octubre, lo que llevó a Maduro a enviar al Ejército a ocupar una cadena de electrodomésticos acusándola de especulación y, luego, ordenó bajar los precios de miles de establecimientos prometiendo domar la inflación y generando una estampida de compras en el país petrolero.

La decisión, que mejoró la popularidad de Maduro, se tomó antes de las elecciones municipales de diciembre, en que las fuerzas de Gobierno obtuvieron una amplia victoria.

Las medidas de inspección y fiscalización permitieron contener esta tendencia en noviembre y revertirla en diciembre , dijo el Banco Central en un comunicado.

Pero a pesar del ánimo triunfalista, el dato inflacionario pone más presión sobre Maduro para intentar restaurar el equilibrio en una economía que cerró el año, según cifras peliminares, con un tímido crecimiento de 1.6 por ciento.

Todo lo que se hizo fue para que Venezuela echara para atrás y hubiera un crecimiento negativo , dijo Maduro culpando de la floja cifra a la oposición política.

En las últimas semanas, dos agencias calificadoras de riesgo bajaron la nota crediticia del país petrolero y advirtieron del creciente riesgo de un colapso financiero y económico en el 2014.

La campaña de reducción de precios de Maduro se centró en electrodomésticos, piezas de automóviles y artículos de ferretería que comprenden una porción pequeña del INPC en comparación con la alimentación, el transporte y la vivienda.

Maduro culpa de la alta inflación a la oposición política que, dice, está llevando a cabo una guerra económica con el fin de desbancarlo.

Si no hubiésemos tenido la guerra económica, hubiésemos tenido la inflación de un dígito , dijo Maduro.