Durante la primera quincena de abril la inflación registró su nivel más bajo desde diciembre del 2015, en medio de la contingencia sanitaria por el Covid-19 y la caída de los precios internacionales del petróleo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía informó que, en los primeros 15 días del mes, el Índice Nacional de Precios al Consumidor disminuyó 0.72% en comparación con la quincena previa, mientras que a tasa anual se ubicó en 2.08 por ciento. Con ello, la inflación registró su menor nivel desde la primera quincena de diciembre del 2015, cuando se ubicó en 2.00 por ciento.

Respecto a la quincena previa, los precios al consumidor se desaceleraron al pasar de 2.79 a 2.08 por ciento. Analistas consultados por Reuters esperaban una inflación de 2.16 por ciento.

“La inflación en México está cayendo rápidamente debido al efecto del Covid-19 a través de los bajos precios del petróleo. Esperamos que las fuerzas a la baja compensen los riesgos al alza, particularmente el efecto de traspaso de la depreciación del peso. La baja inflación probablemente aumentará los salarios reales, pero esto se verá afectado por el aumento del desempleo”, indicó Andrés Abadía, senior international economist de Pantheon Macroeconomics.

En tanto, analistas refieren que la menor inflación da espacio para que el Banco de México (Banxico) realice más recortes en su tasa de referencia en sus próximas reuniones; sin embargo, esperan sea prudente en su movimiento.

“El Banxico contaría con espacio para reducir la tasa objetivo, dada las menores tasas de interés externas. Sin embargo, prevemos que actúe con prudencia, si la inflación subyacente todavía exhibe resistencia a bajar y los mercados financieros locales continúan mostrando problemas de liquidez, además de que persiste un nivel alto de incertidumbre”, indicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más.

A penas el martes, Banxico recortó su tasa de interés en 50 puntos base a 6.00 por ciento.

Precios de gasolina, a la baja

La caída de los precios internacionales del petróleo ayudó para que la gasolina mostraran una disminución en su precio, y así el índice de precios no subyacente mostrara una disminución de 1.93% anual. Dentro de éste, los productos agropecuarios mostraron un alza de 8.81%, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno disminuyeron su precio en 9.45 por ciento.

En el detalle del rubro de los energéticos —que tiene que ver con el petróleo—, se observó una caída de 15.36 por ciento. Esto se debió a que los precios de la gasolina Magna cayeron 23.84% en comparación anual, mientras que los de la gasolina Premium, 21.83 por ciento. Respecto al gas, el natural disminuyó su precio en 10.68% y el LP en 6.65 por ciento. Sólo la electricidad mostró un incremento de precio en 2.01 por ciento.

En cuanto al índice subyacente —que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles— se registró un incremento de precios anual de 3.40 por ciento.  “El componente subyacente bajó de 3.60 a 3.40 por ciento.

Un factor clave fue la caída en los precios de las tarifas aéreas, de 28.5% anual, por el factor de estacionalidad.

[email protected]