En los primeros 15 días del 2019, la inflación registró una ligera desaceleración, de acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El reporte del instituto informó que en la primera quincena de enero, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó un incremento quincenal de 0.11%, con lo cual la tasa anual de inflación se ubicó en 4.52 por ciento. En la última quincena de diciembre, la inflación registró una tasa de 4.66 por ciento.

De esta manera, la inflación hiló 49 quincenas por encima del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual.

El dato de la primera mitad de enero sorprende al mercado, ya que de acuerdo con un sondeo elaborado por Reuters se pronosticaba que la inflación se acelerara a 4.69 por ciento.

Al interior del reporte se puede observar que el rubro de agropecuarios siguió presionando a la inflación por los incrementos que sufrieron las frutas y verduras, de 13.38 por ciento. Asimismo, el rubro de las mercancías ejerció presión con un aumento en sus precios de 3.68 por ciento.

Cabe destacar que en las primeras dos semanas de enero diferentes estados del país sufrieron desabasto en la distribución de gasolinas, ello como resultado de la lucha del gobierno de Andrés Manuel López Obrador contra el robo de hidrocarburos.

Menos presión en servicios y mercancías

Por su parte, el índice de precios subyacente, el cual elimina de su cálculo los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, desaceleró en la primera quincena del año a 3.64%, tras ubicarse en 3.73% en la última quincena de diciembre del 2018.

Dentro de este índice, las mercancías registraron un aumento anual de 3.68%, resultado de el incremento que presentaron los precios de los alimentos, bebidas y tabaco de 4.40% y las mercancías no alimenticias con 2.99 por ciento.

En lo que se refiere a la inflación no subyacente, esta también registró una desaceleración en el periodo al registrar una tasa de 7.31% contra la de 7.57% en diciembre. 

Los precios de los productos agropecuarios registraron un incremento de 7.88% debido a que sus dos componentes, frutas y verduras y productos pecuarios, registraron aumentos de 13.38 y 2.44% respectivamente.

En tanto, los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno tuvieron una inflación de 6.72 por ciento. Al interior de este rubro, los energéticos presentaron una tasa de 8.04% y las tarifas de 3.44 por ciento.

En línea con lo anterior, Joan Domene, analista de Invex refirió que si bien los precios aumentaron, la incidencia de los energéticos ha disminuido.

"El descenso de las presiones en la parte de energéticos, así como de los servicios son los principales impulsores de la inflación a la baja. Consideramos que la inflación a lo largo del año podría seguir bajando, y estar dentro rango objetivo de Banxico, esto al desaparecer los efectos negativos por los aumentos de las gasolinas que se dieron el año pasado, así como la tendencia de desaceleración de la economía en su conjunto que podría apoyar un descenso de la inflación como estimamos", explicó.