La inflación de la zona euro se aceleró en abril debido a los costos de la energía, pero los precios subyacentes también treparon, lo que confirma las preocupaciones del Banco Central Europeo (BCE) sobre los crecientes riesgos inflacionarios y augura más alzas de tasas de interés.

La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, dijo que los precios del consumidor en los 17 países que usan el euro subieron 0.6% mensual. También confirmó su estimación preliminar de un alza de 2.8% interanual, por encima de 2.7% en marzo.

Si se excluyen los volátiles precios de la energía y los alimentos no procesados, la inflación subyacente observada por el BCE llegó a 0.5% mensual y a 1.8% interanual, por sobre el 1.5% en 12 meses a marzo y de 1.1% a febrero.

"Lo preocupante es que los efectos de segunda ronda estén realmente ocurriendo y la inflación subyacente esté subiendo. Eso es clara señal de que tendremos más alzas de tasas", dijo Carsten Brzeski, economista del banco ING.

El BCE elevó sus tasas de interés en abril a 1.25% desde 1.0%, debido a las crecientes presiones inflacionarias. Los economistas esperan que la eleve al menos dos veces más este año, con la próxima alza probablemente en julio.

El banco central quiere mantener la inflación levemente por debajo de 2% en el mediano plazo, pero los expertos prevén que la inflación general seguirá subiendo desde sus niveles actuales.

"Esperamos que la inflación general suba más en los próximos meses. La inflación de la zona euro tocaría su techo en poco más del 3% a fines del tercer trimestre y principios del cuarto, y tendremos un promedio de 2.9% para el 2011", dijo Eoin O'Callaghan, economista de BNP Paribas.

Eurostat dijo en abril que el precio del combustible para el transporte sumó 0.56 puntos porcentuales a la inflación general anual, el combustible de calefacción agregó 0.21 puntos, la electricidad aportó 0.12 puntos y el gas 0.09 puntos.

Los precios de los alimentos, alcohol y tabaco treparon 0.2% en el mes y 2.2% anual.

"Creo que la mayor presión inflacionaria hasta ahora sigue viniendo de la inflación de precios importados, principalmente de los precios de las materias primas", mencionó Juergen Michels, economista de Citigroup.

Paralelamente, Eurostat dijo que la zona euro tuvo un superávit comercial mayor al esperado de 2,800 millones de euros en marzo, frente a las expectativas de un saldo positivo de 1,500 millones, aunque las exportaciones crecieron 16% interanual y las importaciones 17 por ciento.

Si se ajusta por factores estacionales, la balanza comercial tuvo un déficit de 900 millones de euros, ya que los envíos al exterior subieron 1.1% mensual y las importaciones 0.3 por ciento.

"Debido a que los valores de las importaciones fueron impulsados en el primer trimestre por los precios del petróleo y las materias primas, la impresión es que la balanza neta hizo una contribución positiva al crecimiento de la zona euro del 0,8 por ciento intertrimestral en el primer trimestre", comentó Howard Archer, economista de IHS Global Insight.

apr