La tasa de inflación anual en la eurozona se mantuvo en 1.3% durante julio con respecto al mes anterior, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) tampoco registró variaciones y permaneció en 1.5%, según datos del Eurostat.

En el séptimo mes del 2016, el indicador se situó en 0.2%, tanto en los 19 países que comparten la moneda única como en los 28. De ese modo, Eurostat confirmó este jueves el dato adelantado sobre la inflación de los países del euro publicado el pasado 31 de julio.

Cifra por países

La tasa de inflación anual en España se ubicó en 1.7%, una décima porcentual superior a la cifra de junio y 2.4 puntos más que en julio del año pasado, cuando el dato fue de -0.7 por ciento.

Irlanda (-0.2%), Chipre (-0.1%), así como Bulgaria y Finlandia (0.6%) anotaron las menores tasas de inflación, frente a las mayores de Lituania (4.1%), Estonia (3.9%), Letonia y el Reino Unido (2.6 por ciento).

Si se realiza la comparación con junio del 2017, la inflación anual cayó en cuatro estados miembros y permaneció estable en ocho y creció en 16.

Por su parte, la inflación subyacente, que excluye el impacto de los precios de la energía y de los alimentos frescos, creció una décima frente a junio hasta situarse en 1.3%, dato cinco décimas superior a 0.8 % anotado en julio del 2016.

Los principales incrementos en la inflación de la eurozona se produjeron en los servicios hoteleros y de alojamiento (0.10%), los paquetes vacacionales (0.06%) y el transporte aéreo (0.05%), mientras que los principales descensos se detectaron en las telecomunicaciones (0.11%), los productos vegetales (0.05%) y las frutas (0.04 por ciento).

Las minutas del Banco Central Europeo expusieron que existe evidencia de que la recuperación de la inflación está desapareciendo, expresaron su preocupación por el alza del euro y lo señalaron como la mayor amenaza a los esfuerzos para reanimar el alza de los precios en la zona euro.