México se encuentra entre los países de la OCDE que registraron caídas en los precios de energéticos durante agosto, un elemento que contribuyó para mesurar la inflación general, consignaron expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con el comparativo mensual de inflación de la entidad, la fluctuación anual de los precios de energéticos de México fue negativa en 1.5% en agosto respecto del mismo mes del año anterior.

Esta variación negativa resultó menos profunda que la observada por los precios energéticos de Grecia, que alcanzaron una caída de 1.7%; Italia y Bélgica, que registraron una tasa de -2%; Dinamarca, cuyos precios de energéticos alcanzaron una inscripción negativa en 2.9%; Corea, con una caída de 3%, y Canadá, cuya tasa negativa de 4.7% le coronó con la mayor caída en este segmento.

Según el comparativo, los precios de energéticos de México quedaron ligeramente debajo de la que promediaron los países miembros, que en el mes fue de -1.8 por ciento.

El director de Investigación Económica del Banco de México, Daniel Chiquiar, ha explicado que el comportamiento del peso mexicano suele ser un factor importante en los precios de los energéticos, lo que no facilita una transmisión más profunda a la medición general.

Por ello mismo, el economista del Banco de México ha explicado que no se puede hacer un comparativo del comportamiento de precios de energéticos como el de México con los países de la OCDE.

Y moderó la inflación general

En agosto, la inflación de México alcanzó una fluctuación de 3.2%, que permitió hilar cuatro registros anuales a la baja. Sin embargo, a la desaceleración evidente en el INPC, su variación sigue por encima de la que registra la OCDE en general, que en agosto se ubicó en 1.9% para todos los países miembros.

La tasa de inflación de la OCDE es la más baja desde julio del 2017, cuando se ubicó en 2.3 por ciento.

De acuerdo con los expertos de la organización, la menor presión que están mostrando los precios generales de los países integrantes refleja claramente la caída de los precios de energéticos. Pero también podría estar detrás una menor demanda mundial, resultado de la desaceleración.

Así se entiende que la tasa de inflación de los países miembros registró una desaceleración por segundo mes consecutivo.

En el comparativo general se observa que Turquía fue el miembro de la OCDE con la inflación general más alta, de 15% y lejos, pero en segundo sitio se ubicaron Islandia y México, con una variación general de precios de 3.2 por ciento.