La inflación de Grecia se desaceleró a un 1.7% anual en marzo, su menor nivel desde agosto del año pasado, debido a la floja demanda que siguió disminuyendo las presiones de precios, en medio de una recesión generalizada que además contrajo su producción industrial en febrero.

La cifra de inflación armonizada con la Unión Europea se frenó a un 1.4% en 12 meses a marzo respecto al 1.7% a febrero, con lo que quedó bastante por debajo del promedio de la zona euro del 2.6%, dijo el lunes la agencia de estadísticas local ELSTAT.

"La inflación ha venido cayendo significativamente en los últimos meses, principalmente como reflejo de una ampliación de la brecha productiva. Esperamos que la desinflación doméstica persista por el resto del año, dadas las débiles presiones de demanda y los efectos bajistas de las alzas tributarias", dijo Platon Monokroussos, analista de EFG Eurobank..

La producción industrial, en tanto, disminuyó un 8.3% interanual en el segundo mes del año, en una profundización de su ritmo de contracción ya que en enero la caída fue del 5.0%, dijo ELSTAT.

La producción manufacturera se redujo un 10.6% anual.

Las medidas de austeridad para recortar los déficits fiscales, incluyendo el alza de impuestos indirectos y las reducciones de sueldos y pensiones del sector público, han golpeado a la demanda interna.

Se espera que la economía griega permanezca en recesión por quinto año consecutivo en el 2012 tras una caída de casi un 7% en el 2011.

"No hay signos todavía de una inminente estabilización en la producción industrial doméstica. Las condiciones pueden mejorar en la última parte del año como resultado del beneficioso impacto de la caída en los costos laborales unitarios sobre las exportaciones industriales", comentó Monokroussos.

RDS