Londres- La inflación en Gran Bretaña se mantuvo estable en 2.7% anual en noviembre, después de la subida de medio punto registrada en octubre, según datos divulgados este martes por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

"Aunque se mantiene globalmente sin cambios, en un nivel más detallado hay presiones significativas hacia arriba y hacia abajo entre octubre y noviembre", precisó sin embargo la ONS en su comunicado.

Entre las principales subidas destacan las de los alimentos y bebidas no alcohólicas, así como las del gas y la electricidad. Pero estas fueron compensadas por una bajada de los carburantes, los muebles y otros equipos para el hogar.

La inflación británica había establecido un mínimo en tres años en septiembre, con 2.2%, cerca del objetivo oficial de 2% fijado por el Banco de Inglaterra (BoE).

Pero los analistas temen que se registre un nuevo acelerón en los próximos meses, debido a un nuevos aumentos previstos de los precios de la energía.

Oficialmente, el BoE estimó en su último informe trimestral que la inflación se mantendría en torno a 2.5% hasta el tercer trimestre de 2013, y no volvería a situarse por debajo de 2% hasta mediados de 2014.

ros