La inflación interanual de Alemania se mantuvo en junio muy por debajo del objetivo al que aspira el Banco Central Europeo, según datos preliminares publicados el jueves, que avalan la reciente decisión del banco de no subir los tipos de interés en los próximos doce meses.

Los precios al consumo alemanes, armonizados para hacerlos comparables con los datos de inflación de otros países de la Unión Europea, subieron un 1.3% interanual tras haber aumentado en la misma cuantía en el mes anterior, según la Oficina Federal de Estadística.

La lectura de junio coincidió con el pronóstico de un sondeo de Reuters. La inflación alemana no ha estado por debajo del nivel actual desde febrero de 2018.

El BCE tiene como objetivo una inflación de cerca del 2%, pero inferior, para el conjunto de la zona euro.

En términos mensuales, los precios armonizados de la UE subieron un 0.1%, en línea con las expectativas del mercado.