La inflación registró una variación de 2.61% anual en enero, revirtiendo la histórica tendencia a la baja que mantuvo en el último semestre del año pasado, revelan estadísticas del Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inegi).

Este repunte incorpora la presión del alza de precios de frutas y verduras, particularmente de la cebolla, que tuvo una variación mensual de 36.46% en su precio; la calabacita, cuya fluctuación mensual resultó de 42.75% y la de los plátanos, de 18.61% mensual.

La fluctuación no incorpora aún el pass through de la depreciación cambiaria, según analistas de Banamex, pero es un factor de presión para la inflación futura.

En contraste, los productos con precios a la baja resultaron la gasolina de bajo octanaje, con una variación negativa en 1.76% mensual; el transporte aéreo, cuyo precio cayó también en 16.59%, y la electricidad, tarifas que registraron de nuevo tendencia negativa, este mes en 1.49 por ciento.

Este comportamiento de los productos con precios a la baja permitió al Indicador Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registrar una variación a 30 días, de 0.38%, que resultó la segunda más alta para un mes de enero, en los últimos tres años, según los datos del Inegi.

Electricidad, alineada ?a la baja

De acuerdo con Alexis Milo, economista en jefe del Deutsche Bank para México, esta baja consecutiva de las tarifas eléctricas es explicada por la eficiencia administrativa que según la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se ha alcanzado .

Al respecto, Enrique Ochoa Reza, director de la CFE, explica que en la comisión llevan dos años sustituyendo los combustibles caros y contaminantes por unos más económicos y amigables con el medio ambiente y esta disminución de costos podrá estar asociada a una reducción de tarifas .

El proyecto es que con las obras de infraestructura que se siguen poniendo en licitación, construyendo y generando, se podrá en el 2018 reducir en 90% el uso de combustóleo y, por ende, bajarían las tarifas.

En el 2015 el sector industrial, registró una reducción en sus tarifas, entre 30 y 42%; mientras en el sector comercial, la reducción fue de entre 13 y 27%; en el doméstico de alto consumo, la disminución fue de 13% en tarifas, y en el sector doméstico de bajo consumo, que es el que tiene la tarifa con mayor grado de subsidio en el catálogo tarifario disminuyó en 2% , explicó Ochoa Reza.

Localidades extremas

En el informe del Inegi, identifican entre las localidades con variación mensual por arriba de la nacional a Matamoros, Tamaulipas (1.30%); Ciudad Juárez, Chihuahua (1.21%); Tijuana, Baja California (1.05%), y Jacona, Michoacán (0.90 por ciento).

Mientras el contrapeso lo hicieron las localidades de variación por debajo de la nacional, donde se encuentran Tepatitlán, Jalisco (-0.22%); Mérida, Yucatán (-0.06); Cuernavaca, Morelos (-0.03%), y Querétaro, Querétaro (-0.02 por ciento).