La política de desliz en el precio de las gasolinas ha contribuido a reducir la brecha inflacionaria entre México y Estados Unidos, según se establece en un análisis elaborado por el Banco de México.

Al estudiar la experiencia inflacionaria entre ambos países, establece que en los últimos 10 años, la inflación general anual ha consolidado su convergencia hacia niveles similares a los de nuestro principal vecino del norte. Sin embargo, de enero del 2011 a la fecha, la brecha inflacionaria es la menor que se haya registrado en la historia, hecho en el que influyó el desliz que se aplica en nuestro país al precio del combustible.

En México la inflación anual promedio fue de 3.50% y en EU de 3.09 por ciento. Con el desliz se logró atenuar el impacto de las alzas que se registró en los mercados internacionales.

Destaca que en fechas recientes la brecha prácticamente se ha eliminado, por la política monetaria orientada a abatir la inflación, a través de un esquema de objetivos de inflación junto con la prudencia en el manejo fiscal. Esta convergencia relativa (más no absoluta) es reflejo del avance para alcanzar una mayor estabilidad de precios en nuestra economía .

ALIMENTOS Y VIVIENDA

En nuestro país, desde julio del 2002 se determinó que el objetivo permanente para la inflación general anual de largo plazo sería de 3%, con un intervalo de variabilidad de más o menos un punto porcentual.

En Estados Unidos, en fechas recientes, se definió explícitamente de 2%, aunque desde hace tiempo dicho nivel se consideraba como una meta implícita. Una de las principales consideraciones para la determinación de esta meta en el Banco de México fue la de converger a niveles similares a los que registran nuestros principales socios comerciales.

Ello con la finalidad de que la evolución de los precios relativos de los distintos bienes comerciables obedezca a factores reales, proveyendo así las señales adecuadas para la óptima asignación de recursos. Mientras que en México pesa más en la inflación el factor de los alimentos, en Estados Unidos es la vivienda y el transporte.

En nuestro caso, por ser una economía menos desarrollada, es mayor la proporción de gasto en alimentos (los precios más volátiles) y menor en servicios (precios más estables).Así que el impacto del choque de oferta sobre la inflación es más importante en México.