La Comisión Europea confirmó sus previsiones de crecimiento para 2011 en la zona euro, de 1.6%, pero pronosticó una fuerte inflación de 2.6% y degradó netamente las proyecciones para Grecia, en un contexto de rumores que apuntan que el país requerirá un segundo rescate.

Bruselas espera una progresión de 1.6% del Producto Interior Bruto (PIB) en los 17 países que integran la Eurozona para 2011 y de 1.8% en 2012, invariable respecto a las previsiones anunciadas en marzo.

En cambio, elevó de cuatro décimas su proyección para la inflación, hasta 2.6% en 2011 y de una décima en 2012, hasta 1.8 por ciento.

Para España, Bruselas mantuvo su previsión de un crecimiento de 0.8% del PIB en 2011, al tiempo que dijo esperar una fuerte inflación de 3.0 por ciento.

Estos datos contrastan con las proyecciones del gobierno español, de un avance del PIB de 1.3% y 2.3% para este año y el próximo, respectivamente.

La Comisión Europea degradó paralelamente las proyecciones para Grecia, previendo para este año una contracción de 3.5% del PIB frente a 3.0% esperado en noviembre de 2010, y un déficit de 9.5% frente a 7.4 por ciento.

Un año después de recurrir a una ayuda internacional, Atenas tiene muchas dificultades para sanear sus finanzas, lo que hace pensar a muchos expertos que requerirá un segundo rescate o bien una reestructuración de su deuda.

RDS