La mayoría de los analistas financieros anticipa que el Banco de México (Banxico) aplicará un segundo recorte en la tasa durante su reunión de este mediodía. Pero sólo uno de ellos considera que hay espacio para que la Junta de Gobierno reste de un solo golpe 50 puntos base al rédito. Se trata del economista en jefe para México y Colombia de BNP Paribas, Joel Virgen.

De acertar con su pronóstico, el objetivo de la tasa quedará en 7.50% a partir de hoy jueves. Aun con el recorte, México seguirá ofreciendo un premio atractivo.

Entrevistado por El Economista, explica que este recorte permitiría al Banxico aprovechar la oportunidad que han dejado la tendencia a la baja que ha mantenido la inflación, el estancamiento de la economía y el recorte en la tasa de referencia de Estados Unidos, aplicado la semana pasada.

La política monetaria tiene cierto horizonte de efectividad, que fluctúa para el caso mexicano entre 12 y 18 meses, refiere. Éste es el tiempo que tarda en generar un efecto el movimiento de la tasa sobre variables económicas y de precios.

“Los efectos de la decisión monetaria se van acumulando de forma gradual y son significativos hasta que pasan 12 meses. Si realmente se quieren atemperar los riesgos sobre la actividad (económica), que obviamente también inciden en el escenario de inflación, es preferible actuar antes. Creo que un ciclo (de recortes) mucho más cargado al principio podría lograr esta combinación”, explica.

Desde las oficinas de Nueva York, en Wall Street, argumenta también que la inflación se mantendrá muy cerca de 3% de aquí a que termine el año, lo que se puede aprovechar para ampliar la dosis del recorte.

“El siguiente año, entre el primer y segundo trimestres, vemos una joroba gradual y moderada de la inflación general, producto de una baja base de comparación anual. Creo que este valle que estamos viendo en la inflación serviría para cargar el ciclo al principio”.

Hasta restar 200 puntos

Desde su perspectiva, estas condiciones de la inflación a la baja, el crecimiento estancado, y los recortes que vienen en la tasa de Estados Unidos mantienen abierta la puerta para que el Banxico aplique nuevas rebajas en la tasa, hasta dejarla en 6% antes de marzo próximo.

Es decir, el analista anticipa que el Banxico aplicará tres recortes de 50 puntos cada uno. Uno en la reunión de hoy; otro más en noviembre 14; y uno más, el último del año, en la cita del 19 de diciembre.

Así, al cierre del año, el rédito que paga México estaría en 6.50 puntos base, estima.

Anticipa dos recortes más, de 25 puntos cada uno, para las primeras reuniones de la Junta de Gobierno del año entrante, con lo que la tasa quedaría en 6% al cierre del primer trimestre.

Tasa neutral

El estratega de BNP Paribas explica que, con el rédito acercándose a 6%, ya estaría en lo que se conoce como tasa nominal neutral.

Y recuerda que el Banco de México estima que la tasa neutral nominal de México se encuentra entre 4.8 y 6.4%, que da un punto medio de 5.6 por ciento.

De hecho, en el Informe Trimestral de Inflación del periodo enero–marzo, dedicaron un análisis especial para actualizar la estimación de la tasa neutral de interés de largo plazo para México.

Ahí explicaron que el nivel de la tasa neutral es relevante para los bancos centrales, porque puede usarse para terminar la postura de la política monetaria, es decir, cuando la tasa nominal se encuentra arriba de la neutral, como ha sucedido en México desde el 2017, el sesgo de la política es restrictivo. Si la tasa nominal de corto plazo se encuentra por debajo de la neutral, como pasó entre el 2015 y el 2016, el sesgo de la política es expansivo.

Esto significa que aun cuando la tasa nominal de México se está recortando, la política se mantiene restrictiva en tanto se encuentra por arriba de 6 por ciento.

[email protected]