En el transcurso del 2015 se han mostrado indicios mixtos sobre la salud de la economía mexicana, derivado de un crecimiento modesto del mercado interno y una disminución de la demanda externa.

El viernes pasado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) proporcionó por primera una estimación oportuna del producto interno bruto (PIB) del tercer trimestre del año, de 2.4% anual, que significaría una ligera aceleración respecto al periodo previo (2.2%), aunque por debajo de la dinámica del último tercio del 2014 y primer del 2015 (2.7 y 2.6%, respectivamente).

NOTICIA: Preliminar, México creció 2.4% en 3T: INEGI

Hoy se publicaron algunos indicadores macroeconómicos que revelaron un mayor optimismo de la actividad económica del país, aunque las expectativas de los especialistas en economía del sector privado siguen siendo pesimistas.

El indicador coincidente, que alude en conjunto a la producción, el mercado laboral, el consumo interno y el sector externo, continuó con el trazo de una pendiente positiva en agosto, que comenzó en junio pasado.

Registró un valor de 100.03 puntos, un aumento mensual de 0.02 puntos, el tercero de manera consecutiva, de acuerdo al Sistema de Indicadores Cíclicos del INEGI.

NOTICIA: México no crecerá más de 2.29% en 2015: analistas

Este indicador que refleja el estado general de la economía de México se ubicó en su fase del ciclo económico arriba de su tendencia de largo plazo (100 puntos) y creciendo, que a la anterior metodología aludiría a una fase de expansión; se colocó por segundo mes al hilo arriba de su umbral.

De sus seis componentes cíclicos, sólo las importaciones totales dibujaron una dirección a la baja, al situarse en una etapa por debajo de su tendencia de largo plazo y de creciendo (etapa recesiva), resultado del comportamiento endeble del comercio exterior.

Horizonte gris

Sin embargo, la cifra oportuna del indicador adelantado para septiembre del 2015, que integra seis variables que refieren al mercado laboral y a los sectores externo y financiero, este último tanto de México como de Estados Unidos, reveló que éste se instaló por debajo de su tendencia de largo plazo y decreciendo, al registrar un valor de 99.55 puntos, que representó su treceavo desplome mensual consecutivo (0.09 puntos).

NOTICIA: Economía mexicana continúa en fase decreciente

A la anterior metodología sugeriría una fase recesiva. Con este resultado del índice que busca señalar anticipadamente la trayectoria del coincidente, particularmente sus puntos de giro, se continuó por quinto mes seguido debajo del umbral de 100 puntos.

De sus componentes, para el noveno mes del año, sólo el empleo en las manufacturas se posicionó en una fase por arriba de su tendencia de largo plazo y creciendo.

Remesas, con buena dinámica

Los envíos de dinero de los paisanos, principalmente de Estados Unidos, a sus familias en México acumularon de enero a septiembre del 2015 un monto de 18,624.5 millones de dólares, que significó una tasa anual de 5.9%, de acuerdo con datos del Banco de México.

En el mismo periodo de análisis, este nivel supera las variaciones registradas desde el 2011 (6.8%), aunque en este lapso se registraron dos caídas, en el 2012 y el 2013.

NOTICIA: Querétaro y Guanajuato, los de mayor crecimiento económico en 2T

Por montos, la variable macroeconómica que ha constituido una fuente importante de recursos para los hogares mexicanos receptores, principalmente para el consumo y manutención, obtuvo el más elevado en siete años, cuando entraron al país 18,973.2 millones de dólares en el 2008.

Insuficiente

Los resultados del indicador coincidente y de las remesas auguran un mejor cierre de la economía mexicana en el 2015, pero no fue suficiente para que los especialistas del sector privado recortaran nuevamente el pronóstico del PIB.

En su encuesta de octubre, recabada por el banco central entre 37 grupos de análisis y consultoría económica, los analistas disminuyeron su expectativa de crecimiento de la actividad económica de México para este año, a 2.29%, contra 2.31% previo.

Considerando sólo el pronóstico del décimo mes del 2014, la reducción fue de 1.43 puntos porcentuales.

Con el aumento de 2.29%, se alcanzaría el límite inferior del rango estimado de la Secretaría de Hacienda, de 2.2 a 2.8%, y se estaría arriba del punto medio del intervalo del Banxico, de 1.7 a 2.5%; ambos han presentado varios recortes.

En cuanto a la distribución de las respuestas de los especialistas respecto a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos meses, destacan debilidad del mercado externo y la economía mundial (25.0% de las respuestas); inestabilidad financiera internacional (21.0%); plataforma de producción petrolera (15.0%), y problemas de inseguridad pública (13.0 por ciento).

Para la inflación general se estimó que cerrará este año en 2.66%, por debajo de 2.75% calculado en septiembre, mientras las expectativas del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense se mantuvieron en 16.75 pesos.

Aumentó marginalmente el vaticinio de los especialistas en cuanto a la tasa de desocupación, respecto al mes previo, para el término de este año (4.03 a 4.08 por ciento).

rodrigo.rosales@eleconomista.mx