Si se mantiene un constante crecimiento de la base tributaria, en el que más mexicanos paguen impuestos, se tendría un mayor margen para reducir el Impuesto Sobre la Renta (ISR), expuso Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey.

Indicó que en el 2014, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) registraba 44.9 millones de contribuyentes, para el 2016 alcanzaban los 54.7 millones; mientras que al tercer trimestre del 2017 ya eran 63.3 millones de mexicanos que pagan impuestos.

“Con este incremento en la base tributaria podríamos reducir el ISR en al menos cinco puntos para dejarlo en 30% y hacer frente a la reforma fiscal que se aprobó en Estados Unidos (EU); además se debe considerar regresar a las personas físicas ciertas deducciones que se limitaron con la reforma del 2014”.

Comentó que debido a este crecimiento de contribuyentes, desde el 2014 –año en que entró en vigor la reforma fiscal- el gobierno federal ha registrado excedentes tributarios.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del 2014 al 2016, el gobierno federal ha registrado ingresos excedentes en la recaudación tributaria por 728,185 millones de pesos.

En el 2014, el Congreso de la Unión aprobó ingresos tributarios por 1.7 billones de pesos, pero para el cierre de ese mismo año, el gobierno obtuvo una recaudación por 1.8 billones de pesos, es decir, tuvo excedentes por 37,651 millones de pesos.

Para el 2015 se observó la misma situación y se registraron mayores excedentes con un total de 382,253 millones de pesos y en el 2016 fueron por 308,281 millones de pesos.

COMPARAR ReGíMENes DE EU Y MÉXICO

Carlos Cárdenas, experto en impuestos, coincidió en que se tiene que reducir el ISR, pero antes se debe hacer una comparación clara entre el régimen fiscal de EU y el de México.

“Si bien se aprobó reducir el impuesto corporativo de 35 a 21%, hay impuestos estatales que deben pagar las empresas, los cuales se ubican ente 8 y 12%, entonces a ese 21% se le suma este impuesto y quedará en aproximadamente 30%, lo cual es similar a lo que se tiene en México”.

Indicó que si el gobierno federal busca hacer cambios en el ISR debe dejar muy claro cómo se financiará el Presupuesto de Egresos de la Federación de este año y de los próximos cinco años.

“Desde luego que se requieren bajar las tasas de ISR, pero no dejando agujeros fiscales. Desde hace años se requería reestructurar la política tributaria, pero ahora con la reforma de Trump se agudiza el hecho de que se debe cambiar”.

Tanto Cárdenas como Tenorio coincidieron en que la única manera de cubrir el vacío fiscal que se pueda generar en caso de que se reduzca el ISR es justamente generalizando el IVA.

“Las tasas cero en el IVA son ineficientes para reducir la pobreza, en tanto los subsidios que se dan por no cobrar estos impuestos benefician a quienes más recursos perciben, lo cual genera inequidad”. abundó Tenorio.

TASA ÚNICA DE ISR

En su momento, Miguel Cervantes, experto en finanzas públicas y economista de la Universidad Nacional Autónoma de México, propuso que se cree una tasa única del ISR con el fin de que todos los mexicanos paguen este impuesto y de manera sencilla.

“Lo conveniente sería bajar la tasa de ISR a 16%, la cual es baja, pero permitiría a todos los individuos pagar de una manera más fácil el impuesto, porque lo que hoy día tenemos es un sistema gradual y no lo pagan todos”.

Recordó que, actualmente, la mayoría de los ingresos presupuestarios se obtienen en gran medida de la recaudación del ISR, la cual es cobrada a una pequeña parte de la población, ya que alrededor del 60% está en la informalidad y por tanto no paga este impuesto.