La incertidumbre que se genere por el proceso electoral y que posiblemente pueda generar una fuerte volatilidad en el tipo de cambio es un suceso natural, consideró José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Es natural que haya incertidumbre en un año electoral, no sólo para México, sino para todo el mundo (...) no sabemos quién va a ganar; sin embargo, México tiene instituciones democráticas y tiene amplios consensos alrededor de la responsabilidad fiscal y del Banco de México”.

Al presentar las Perspectivas Económicas para 2018 en la Residencia Oficial de Los Pinos, abundó que las elecciones junto con la reforma fiscal de Estados Unidos y la renegociación del Tratado Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN) serán los tres principales escenarios de riesgos para la economía mexicana en este 2018.

Con respecto a la reforma tributaria de EU, comentó que todavía se mantienen en diálogo con el sector privado para ver qué cambios podrían hacerse en el sistema fiscal mexicano, pues consideran que no se tiene mucha diferencia en la tasa cooperativa que se estableció en el país vecino con la que se tiene en México.

“La reforma americana a primera vista parece que reduce las tasas de 35% a 21%, pero quita dos deducibilidades locales muy importantes”.

Por ejemplo, explicó, una empresa en California, antes de la reforma pagaba un impuesto de 35% federal y deducía el 8% estatal. Después de la reforma, está pagando el 21% federal y se le suma el 8% de impuesto estatal, “esto nos lleva a una tasa efectiva de 29%, la cual está cercana al 30% que se cobra en México”.

Indicó que en el país vecino también se quitó la deducibilidad en el pago de intereses. Es decir, una empresa que tiene deuda y que tiene que pagar intereses, su carga efectiva sube.

“Lo que estamos platicando con el sector privado es cómo cambian las tasas efectivas a las empresas y en eso estamos”.

Subrayó que México no cuenta con un margen de maniobra en sus finanzas públicas para endeudarse como EU lo está haciendo con esta reforma fiscal, la cual le costará a sus finanzas 1.5 billones de pesos.

“México no tiene estos grados de libertad, no es el dueño de la moneda de reserva del mundo como lo es EU (...) México va a seguir siendo competitivo, el marco fiscal sin duda tiene efectos sobre la competitividad, pero no es el único factor que consideran los inversionistas”.

Aseguró que si bien aún no pueden confirmar si reducirán el ISR o incluso homologar el IVA, se continuará revisando sistemáticamente el sistema fiscal mexicano.

Mencionó que, en la renegociación del TLCAN, a pesar de las amenazas de EU de salirse del acuerdo, se han logrado seis buenas negociaciones y tres capítulos concluidos en materia de medidas anti corrupción, competencia y de pequeñas y medianas empresas.

“El año pasado, a estas alturas teníamos un grado de incertidumbre enorme, EU se salió del TTP y teníamos incertidumbre del TLCAN, pero hoy tenemos método y diálogo alrededor de esta negociación”.

México, superó vientos en contra

González Anaya aprovechó para decir que, a pesar de la caída en los precios del petróleo, de la reducción en la producción industrial de EU y de las amenazas del TLCAN, México ha sabido enfrentar la incertidumbre y ha presentado crecimiento económico.

“Una base de políticas fiscales prudentes y conservadoras nos permiten avanzar sólidamente”.

Acotó que, en los últimos cinco años, México ha presentado un crecimiento promedio del 2.5%, lo que si bien es el avance económico que se ha presentado en los últimos 30 años, está por encima de otras economías como Rusia, Argentina y Brasil.

Cuando se le cuestionó sobre cómo se traduce este avance económico en los bolsillos a las personas, respondió:

“Lo que estamos aquí argumentando alrededor del crecimiento es que, pese a las condiciones adversas externas, a México le fue mejor que a sus pares, y esto se debe a que estamos tomando decisiones estructurales, difíciles, poco populares, pero correctas“.

El funcionario no quiso responder ante la pregunta de qué escenario económico se tendría en México si ganara Andrés Manuel López Obrador.

erp