La incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno en España pesa sobre las proyecciones de crecimiento económico del país, estimó este jueves la Comisión Europea en sus previsiones económicas de invierno.

"Los riesgos a las proyecciones de crecimiento vienen principalmente de la incertidumbre que rodea la formación de un nuevo gobierno", apunta la Comisión, que fija sin embargo la expansión del PIB español para 2016 en 2.8%, reflejando el dinamismo de la cuarta economía de la zona euro.

NOTICIA: Rajoy declina formar el nuevo Gobierno español

El rey Felipe VI encargó el martes al líder socialista Pedro Sánchez intentar formar gobierno, ante la dificultad del Partido Popular (PP, conservador) del jefe de gobierno saliente Mariano Rajoy de pactar alianzas, pese a haber obtenido el mayor número de escaños en las elecciones del 20 de diciembre (119 sobre 350).

Las seis semanas de bloqueo político en España epienza a hacerse sentir en las inversiones, según el sector financiero.

En sus proyecciones económicas de invierno, la Comisión fija la expansión del PIB español en 2.8%, una décima más que en sus previsiones de otoño, luego de registrar en 2015 un crecimiento de 3.2 por ciento. En 2017 la proyección de crecimiento sería de 2.5 por ciento.

La expansión "se relajará, pero seguirá siendo robusta, apuntalada por la creación de empleo", vaticinan las proyecciones.

Aunque se desaceleró, en la segunda mitad de 2015 la creación de empleo fue "robusta". "Se prevé que el desempleo continúe su caída", añade. En 2016 la Comisión prevé un desempleo de 20.4%, frente a 22.3% en 2015, y vaticina 18.9% en 2017.

El consumo de los hogares será en 2016 la principal variable del crecimiento, sostenido asimismo por la baja inflación, que sería de 0.1% este año, luego de un 2015 en el que el índice de precios registró una contracción de 0.6%, debido principalmente al derrumbe de los precios del petróleo.

NOTICIA: PSOE ofrece al Rey formar gobierno si Rajoy renuncia

Las exportaciones "resistirán". "La exportación de bienes ganará dinamismo, sostenida por la continua mejora en la competitividad y una mejora en el crecimiento en los principales mercados de España", indica la Comisión de Bruselas, apuntando no obstante que la balanza comercial será negativa.

"Aunque las finanzas públicas hayan mejorado" en España, el país incumplirá este año su objetivo de déficit que según las recomendaciones de la Comisión debía llevar a 2.8 por ciento. Las proyecciones adelantan un déficit de 3.6% este año y fijan el de 2015 en 4.8%, cuando la Comisión reclamaba un 4.2 por ciento.

erp