El ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz, dijo que buscará llegar a un acuerdo a mediados del 2021 con la nueva administración de Estados Unidos (EU), encabezada por Joe Biden, sobre las reglas globales para gravar a las grandes corporaciones, conocido como la tasa Google, proyecto que encabeza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero que fue rechazado por el gobierno de Donald Trump.

“Necesitamos un acuerdo en ambos campos y quiero concluirlo antes del verano y evitar que surja de nuevo un conflicto sobre esta cuestión en el futuro”, dijo Scholz durante un seminario organizado por Reuters.

El proyecto, llevado de la mano de la OCDE y respaldado por Alemania, promete entregar a los gobiernos cuotas hasta por 100,000 millones de dólares en ingresos fiscales, por lo que la organización ha buscado el consenso, entre más de 135 naciones, para la aprobación de la reforma fiscal.

Con este planteamiento, la OCDE desea garantizar que las multinacionales, incluidas las grandes tecnológicas de Estados Unidos y las empresas europeas de artículos de lujo, paguen impuestos en los países donde operan y no en donde tienen registradas sus subsidiarias.

Al mismo tiempo, países como Francia, Inglaterra, Italia y España apoyan la aprobación de impuestos sobre grandes corporaciones, ya que argumentan que empresas, como Apple, Google, Facebook y Amazon, se benefician enormemente del mercado europeo mientras realizan contribuciones mínimas a las tesorerías nacionales.

Biden, el adecuado

Además, dijo que Biden está bien situado para reducir las divisiones sociales en la mayor economía del mundo y para sanar el país después de los cuatro años de Trump en la Casa Blanca.

“Joe Biden es el hombre adecuado para la próxima presidencia”, dijo Scholz.

También, mencionó que las relaciones transatlánticas se han enfriado fuertemente bajo el gobierno de Trump, quién atacó a Alemania repetidamente por su poder exportador y su relativamente bajo gasto en defensa dentro de la alianza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

“En el caso de la asociación transatlántica, hay una buena oportunidad para un nuevo capítulo”, dijo el funcionario alemán.

Economía alemana, sin afectaciones mayores

Olaf Scholz, dijo que el impacto en la economía del confinamiento actual de Alemania no es demasiado severo y que “Berlín utilizará su potencia fiscal”, donde se necesite el apoyo.

El ministro de finanzas pronosticó que el crecimiento económico de Alemania será de 4.4% para este año después de una contracción estimada de 5.5% en el 2020, aunque algunos analistas privados consideran que la perspectiva oficial es optimista dado que el país está una vez más bajo un estricto confinamiento.

El mes pasado, el instituto Ifo de Alemania, redujo su pronóstico de crecimiento para el 2021 a 4.2% desde 5.1 por ciento.

Por otro lado, Alemania dio a conocer su paquete de estímulo por 130,000 millones de euros en junio, la pieza central de una respuesta fiscal al Covid-19 .

El gasto gubernamental adicional de Alemania, por sí solo, representa 8.3% de la producción económica, según el grupo de expertos europeo Bruegel.

Eso obligó a Berlín a suspender su límite constitucional sobre los déficits presupuestarios. Se espera que el gobierno acumule un total de más de 300,000 millones de euros en nueva deuda entre el 2020 y el 2021.