Aunque la crisis de deuda soberana ha revelado debilidades, el riesgo de una disolución de la zona euro es menor en el corto plazo, dijo ayer la agencia de calificación Fitch Ratings.

Las respuestas de la política económica a la crisis hace aún más remoto el riesgo de una ruptura de la zona euro en el corto a mediano plazo, dijeron analistas de Fitch en su informe Crisis de Crédito Soberano-Crisis de Confianza en la Zona Euro divulgado este lunes.

Las respuestas incluyeron el Mecanismo de Estabilización Europea de 500,000 millones de euros; el compromiso del Banco Central Europeo de comprar deuda soberana en los mercados disfuncionales, y acelerar la reducción de los déficit presupuestarios de algunos estados miembros, dijo la agencia.

Fitch agregó que los altos obstáculos legales, financieros y económicos, así como los elevados costos asociados a cualquier disolución, también hacen al escenario altamente improbable en la eurozona.

Las aparentes debilidades en el marco de la política económica e institucional de la zona euro, que han llevado a severos desequilibrios fiscales, deben ser enfrentadas si la economía de la zona euro espera ser exitosa y si se pretende sostener la Union , dijo Fitch.

Europa ha estado sumido en una crisis por los excesos que se mostraron a partir de Grecia.