El Banco de México (Banxico) divulgará con detalle la identidad de los votantes en las decisiones de política monetaria, a partir de la próxima reunión de la Junta de Gobierno, programada para el 17 de mayo.

Incluso en caso de disentimiento en la votación, añadirán una explicación de las razones de dicha diferencia, acotó el banco central en un comunicado.

Ahí mismo informaron que también pondrán a disposición del público la transcripción de las reuniones monetarias donde toman decisiones, aunque estarán disponibles tres años después del encuentro.

En el mismo comunicado aclararon que la primera que podrá consultarse será la de este mes, que estará disponible en mayo del 2021.

También dieron a conocer que los anuncios monetarios serán divulgados de manera simultánea en castellano e inglés, desde el próximo 17 de mayo, y que publicarán en la página web del Banco de México, los discursos y material de apoyo de todos los miembros de la Junta, a más tardar dos días después del evento.

Explicaron que, con estas acciones, el Banxico busca mejorar su estrategia de comunicación, y fortalecer la autonomía de la institución a través de una mayor rendición de cuentas.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), la credibilidad del banco central, fundamentada en la transparencia de la comunicación, favorece la incidencia de sus anuncios en las expectativas de inflación.

Gabriel Casillas, director de Investigación Económica en Banorte–Ixe, afirma que es una excelente decisión, mientras Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, advirtió que estos cambios “seguramente serán aplaudidos por inversionistas en México y el extranjero”.

RUMBO A LAS MEJORES PRÁCTICAS

La mayoría de estas medidas son aplicadas por bancos centrales de economías avanzadas y emergentes desde hace más de una década, pero tienen variantes.

Por ejemplo, el Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC), el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón, entre otros, evidencian la identidad de los votantes a favor y en contra de las decisiones monetarias en el comunicado del anuncio, desde hace más de una década.

Acerca de las transcripciones de las reuniones de la Junta de Gobierno en las que se toma la decisión de la política monetaria, el FOMC publica las transcripciones de las reuniones con un rezago de cuatro a cinco años. De hecho, su actualización más reciente es al 2014, mientras el Banco Central de la Reserva de Perú publica las transcripciones con un rezago de 20 años y el BCE lo hace con un rezago de 30 años.

La divulgación de la Decisión de Política Monetaria, de manera simultánea en uno o más idiomas adicionales al original, son aplicadas por el Banco de Japón; el BCE, que por razones obvias comunica en 21 idiomas, y el Banco Central de Chile.

CREDIBILIDAD Y TRANSPARENCIA

El FMI cuenta con un manual de Normas Especiales para la Divulgación de Datos, Guía para suscriptores y usuarios, donde precisa que la información de este tipo fomenta la confianza en la objetividad y la profesionalidad de las estadísticas oficiales.

Por su parte, el CEMLA considera que la credibilidad constituye el factor determinante del éxito de toda política monetaria. Asevera que la política monetaria se está convirtiendo cada vez más en el arte de manejar las expectativas.

“Como resultado, la comunicación se ha convertido en los años recientes en un instrumento clave los bancos centrales”, refiere el Cemla.

De ahí la tendencia de la banca central en el mundo hacia una mayor apertura y transparencia, a fin de ser mejor comprendida por el público, en vez de permanecer envuelta en el misterio.

ymorales@eleconomista.com.mx