Gravar los alimentos con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) sí ayudará a mejorar los niveles de recaudación en México; sin embargo, una medida así debe esperar a una mejor fiscalización y mejora de la economía, coincidieron expertos.

Adrián García, investigador del Centro de Estudios Económicos y Presupuestarios (CIEP), refirió que antes de apuntar hacia esa medida se necesita mejorar la fiscalización y cerrar los huecos para la evasión fiscal, en donde hay un alto potencial recaudatorio.

“Es una tentación porque, como bien menciona el Fondo Monetario Internacional (FMI), se podría obtener hasta 1 punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB) adicional; sin embargo, esto tiene que ir acompañado de medidas compensatorias para aminorar el efecto que podría tener sobre la población más vulnerable”, refirió en entrevista.

Hace unos días, el FMI recomendó a México cobrar IVA de 16% a los alimentos, con lo cual generaría ingresos tributarios equivalentes a 1 punto del PIB.

El tema de generalizar el IVA en alimentos no es nada nuevo e incluso se ha propuesto hacerlo también con los medicamentos, ya que estos dos productos tienen tasa cero.

Si bien tendría un buen impacto recaudatorio, Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal, refirió que el panorama económico actual del país no es favorable para aplicar la tasa.

“Hoy la situación económica está tan delicada, tanto el crecimiento como el poder adquisitivo, que hace o haría complicada la vida de los mexicanos con menores ingresos, porque su gasto se incrementaría en esos productos alimenticios. Gravar con IVA sí recaudaría, pero tendría un impacto muy fuerte en la población. No es el momento para hablar de este tema. Hay que administrar mejor lo que ya se tiene”, añadió.

Al cierre del año pasado, el IVA representó 30.1% del total de la recaudación tributaria. Para este año, de acuerdo con lo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación, se prevé que represente lo mismo.

Pensar en la reforma fiscal

Para Raymundo Tenorio, catedrático del Tecnológico de Monterrey, generalizar el IVA a alimentos es algo que se debe tocar en la próxima reforma fiscal. No obstante, refirió que el tema, para cualquier partido político, es como “hablar del diablo”, ya que puede generar un gran descontento entre la población.

“Es un tema que debe tratarse, pero para todos los partidos políticos hablar del IVA generalizado es como hablar del demonio, es ir en contra de su capital político, que son los votos”, aseveró.

En este sentido, añadió que el actual gobierno es “extremadamente conservador en lo fiscal”, por lo que habrá que ver cómo implementa, en caso de darse, una reforma fiscal.

Por su parte, Adrián García refirió que para la reforma fiscal se deben analizar los gastos fiscales que se hacen, no sólo en el caso de la tasa cero del IVA en alimentos y medicinas, ya que existen algunos que favorecen sólo a las personas de mayores ingresos.

De acuerdo con el Presupuesto de Gastos Fiscales, para este año el erario dejará de recaudar un total de 935,796 millones de pesos. De éstos, 245,952 millones provienen de la tasa cero aplicada a alimentos, es decir, 26.2 por ciento.

“Adicionalmente, se tendría que pensar en un nuevo pacto fiscal en donde, de alguna manera, se den mayores incentivos a estados y municipios para tener una mayor recaudación”, agregó el investigador del CIEP.

[email protected]