La necesidad de fortalecer la estabilidad macroeconómica, elevar el ritmo de crecimiento de la economía y establecer un ambiente en el que empresas y personas se desarrollen eficientemente, en un entorno de Estado de Derecho y reglas de juego claras, hará que toda decisión de política económica tenga mejores resultados.

Lo anterior lo señaló el Centro de Estudio Económicos del Sector Privado (CEESP).

Al referirse al reciente anuncio de política monetaria parte del Banco de México (Banxico), en donde decidió elevar su tasa de interés en 25 puntos base para llevarla a 7% el organismo privado expuso que no hay duda de que este tipo de decisiones son complejas cuando el principal objetivo es el bienestar de la población.

Si bien se sabía que los resultados de las reformas estructurales se verían varios años después, es claro que al menos hasta el momento los avances son menores a los anticipados. Esto hace que dada la coyuntura es un buen momento para evaluar los logros y plantear posibles ajustes que permitan avances más rápidos , indicó.

En su análisis semanal, el organismo del sector privado indicó que los efectos de la política monetaria no son inmediatos, y que es probable que también la inflación muestre aumentos adicionales.

No hay duda de que la política monetaria seguida por el Banco Central hará que la inflación regrese a niveles en línea con el objetivo de 3.0% +/- 1, pero es probable que esto sea motivado principalmente por un freno en la demanda agregada, dado el impacto que puede tener el ritmo de crecimiento de la actividad económica , manifestó el organismo empresarial.

En cuanto a los riesgos de la economía, expuso que podría presentarse un nuevo episodio de depreciación del tipo de cambio una vez que inicie el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que puede implicarpresiones adicionales a los precios por un tiempo más prolongado.

A la espera de la Fed

Asimismo, el organismo a cargo de Luis Foncerrada refirió que existe la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos incremente sus tasas de interés en dos ocasiones más en lo que resta del año, a lo que el Banxico tendría que responder en la misma dirección.

Ello ocasionaría que el costo del crédito se elevara a niveles que afecten con mayor fuerza el consumo y la inversión, añadió el CEESP.