Los candidatos a la Presidencia del país deben considerar la creación de un consejo fiscal independiente en sus propuestas económicas, a fin de que se asegure que los montos de gasto y deuda no pongan en peligro la estabilidad macroeconómica y el poder adquisitivo del ingreso de los hogares, como “desgraciadamente ha sucedido en estos años”, demandó el sector empresarial.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) expresó que el hecho de que la política fiscal tenga una incidencia importante en la estabilidad macroeconómica aumenta la necesidad de que en sus propuestas los candidatos a la Presidencia consideren la posibilidad de incluir el consejo fiscal.

“El aumento de la deuda pública impacta al gasto público, a la balanza de pagos, al tipo de cambio y a los precios. La tasa de interés es un valioso instrumento que puede contener temporalmente este efecto, aunque no es posible que resuelva los efectos de la falta de una disciplina fiscal”, consideró Luis Foncerrada, director del organismo privado.

Aunado a todo esto, urge tomar acciones para hacer frente a los elevados niveles de corrupción, impunidad e inseguridad, que son factores que también inciden, a través de otros canales de transmisión, en la estabilidad macroeconómica.

Recordó que si la deuda crece a un ritmo mayor que el Producto Interno Bruto (PIB), los fundamentos para cuidar la estabilidad macroeconómica se debilitan.

En este sentido se debe tener en cuenta que este riesgo existe, toda vez que de acuerdo con las cifras ejercidas del 2017 y lo aprobado para el 2018, se aprecia que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público crecerá 7.4% en términos nominales, en tanto que el pronóstico del PIB, también en términos nominales, anticipa un crecimiento de 4.9 por ciento.

Lo anterior sugiere que este año podríamos seguir viendo un debilitamiento de los fundamentos que sostienen la estabilidad macroeconómica.

“No es trivial insistir en la importancia de mantener finanzas públicas sanas cuando esto es esencial para lograr la estabilidad de precios y de las tasas de interés, factores fundamentales para fortalecer la estabilidad macroeconómica”, mencionó el sector privado.

Las finanzas públicas iniciaron el año con resultados positivos: las cifras de enero destacan un incremento mayor en el ingreso que en el gasto, tanto en términos relativos como absolutos, un déficit público menor al del año pasado, así como un balance primario positivo.

Sin embargo, es temprano para afirmar que la situación financiera del sector público se ha corregido, aunque parece indicar que va camino a ello.