En el quinto mes del año, el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), excluyendo el petróleo, alcanzó su nivel más alto desde agosto del año pasado, en mayor medida debido a las variaciones en el tipo de cambio y en los energéticos.

En mayo el INPP —que mide la variación de los precios de la canasta de bienes y servicios de la producción— alcanzó una tasa anual de 5.41% e hiló tres meses consecutivos al alza, de febrero a marzo pasó de 3.2 a 3.6%, mientras que en abril se ubicó en 4.0%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con Mariana Ramírez, analista de Ve por Más (Bx+): “El tipo de cambio usualmente tiene una relación relevante en el INPP, ya que éste se relaciona con las exportaciones. Entonces, cualquier repercusión que se pudiera observar en el componente de exportaciones se reflejará en el índice general. Por otro lado, tenemos el tema de los energéticos, sobre todo porque el gas LP es el que se utiliza en las industrias”, explicó la analista de Bx+.

Agregó que justo esos dos elementos fueron los que ayudaron en enero y febrero a que el INPP se ubicara en niveles más bajos de los observados en el 2017. En enero del año pasado, el índice se ubicó 9.8% a tasa anual, nivel nunca antes visto, sin embargo, cerró el año en 4.65 por ciento.

“Dadas las condiciones actuales, el indicador podría seguir presionándose (...) Podríamos esperar que siga repuntando”, acotó Mariana Ramírez.

A tasa mensual, el INPP presentó un incremento de 1.48 por ciento. Por grupos de actividades económicas, los precios de las actividades primarias crecieron 1.33%, los de las secundarias 1.99% y los de la terciarias 0.66 por ciento.

En lo que se refiere al Índice de Mercancías y Servicios de Uso Intermedio, excluyendo petróleo, tuvo un incremento mensual de 1.96%, a tasa anual fue de 6.68%, mientras que el Índice de Mercancías y Servicios Finales registró una variación de 1.27% mensual y 4.85% anual.

Actividades secundarias, las que más repuntaron

El reporte del Inegi detalló que los precios que se refieren a las actividades secundarias fueron los que tuvieron un mayor repunte, de 6.65% a tasa anual.

Dentro de éstas, la actividad económica que tuvo precios al alza con mayor incidencia en el índice fue la que se refiere a las industrias manufactureras, que aumentaron en 6.31% anual, seguidas de las actividades que tienen que ver con la minería y la construcción, con una tasa de 7.98 por ciento.

Por su parte, la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final tuvieron una variación de 6.23 por ciento.

Las actividades terciarias tuvieron un incremento en sus precios de 3.89 por ciento. Las actividades que se refieren a transportes, correos y almacenamiento tuvieron la mayor incidencia, al registrar una tasa anual de 5.26% en mayo, seguidas de los servicios inmobiliarios y de alquiler, con un incremento de 2.14 por ciento.

Las actividades primarias —que tienen que ver con la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza— tuvieron un aumento de 1.84% anual en sus precios.

ana.martinez@eleconomista.mx