El panorama complejo y de elevada incertidumbre es uno de los factores que llevaron al Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) a recortar su expectativa de crecimiento para México.

De acuerdo a la Encuesta Mensual de Estudios Económicos del IMEF, correspondiente a junio, la expectativa de crecimiento es de 1.2%, desde 1.4% que se estimaba en mayo.

Al respecto, Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF, señaló que la revisión a la baja si bien responde a factores internacionales, también el contexto nacional afectó el panorama.

“Los pronósticos de crecimiento de este año se han venido revisando sistemáticamente a la baja ante la combinación de una desaceleración global exacerbada por diversos riesgos geopolíticos, como la agenda proteccionista de Estados Unidos”, dijo López Macari.

Además, indicó que el país también se encuentra inmerso en dos temas que están contribuyendo a esta desaceleración.

“En adición a esta coyuntura, se presentan la suspensión de obras de construcción en la Ciudad de México y la actitud de desconfianza e incertidumbre para invertir por parte del sector privado”, mencionó.

Señales de alerta

López Macari también aseguró que parte de este recorte de expectativas en el crecimiento del país se debe a los recientes ajustes en las calificaciones que las agencias Fitch y Moody’s realizaron, y alertó que, de seguir así, la economía mexicana tendría consecuencias muy negativas.

“Aún falta por conocerse alguna opinión o posible cambio de la tercera calificadora de peso global (Standard & Poor’s), pero por lo pronto, las acciones y comentarios de las agencias dejan ver que el país puede estar en riesgo de perder el grado de inversión si no se cambia el curso, especialmente en el sector energético”, aseveró el directivo del IMEF.

Ante ello, también enfatizó la necesidad de fortalecer Petróleos Mexicanos (Pemex) debido a que tiene un peso específico en la calificación de la deuda soberana, e indicó que no basta con sólo conocer el plan de negocios de la empresa, sino también en cómo la aportación de recursos del presupuesto federal a Pemex va a ser enfrentada, de dónde va a salir y cuáles serán los proyectos de inversión o gasto corriente.

“Condicionar recursos del presupuesto para apoyo a Pemex compromete aún más las metas de disciplina fiscal que se ha propuesto el presidente López Obrador, las cuales sólo podrán verse logradas a través del crecimiento económico que permita una mayor recaudación”, agregó Fernando López Macari.

Positivo, acuerdo empresarios-AMLO

La semana pasada, y con la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Consejo Mexicano de Negocios llevó a cabo la firma del convenio para promover la inversión y el desarrollo. Los ejecutivos de finanzas celebraron el acuerdo que considera un plan de inversiones por hasta 32,000 millones de dólares.

“Celebramos que el presidente de la República volteara a ver esta necesidad de colaborar y que haya logrado los acuerdos con el sector privado para generar las condiciones, lo que falta es ver cómo, en dónde y en qué”, dijo.

El acuerdo, expuso López Macari, fortalece la unión que requiere el gobierno y el sector privado para contribuir al crecimiento del país.

“Hemos enfatizado que la certeza tiene que ser la piedra angular sobre la cual construyamos el crecimiento de nuestro país”, comentó.

[email protected]