El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo su expectativa de crecimiento económico para el 2019, desde 2% a 1.80%, debido a la incertidumbre que generan las decisiones que tome el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, expuso Fernando López Macari, presidente nacional del organismo.

“El primer año de gobierno siempre presenta una desaceleración económica del país, debido a que inician operaciones y están aprendiendo las reglas. También tiene que ver con los proyectos de inversión, los cuales se atrasan por el proceso de transición y por cómo se harán las cosas”, dijo en conferencia de prensa.

Afirmó que si bien es normal prever una desaceleración económica en cada año de inicio de gobierno, en el caso de López Obrador se ha venido acentuando en las últimas semanas.

Indicó que entre los elementos que consideran que siguen generando incertidumbre es la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), las iniciativas que se presentaron para utilizar las reservas internacionales del Banco de México (que ya fueron desechadas) y la reducción en las comisiones bancarias.

En el caso del NAIM comentó que las pérdidas por su cancelación podrían ascender a 200,000 millones de pesos, “sin considerar el tiempo perdido, ni las oportunidades de crecimiento que el nuevo aeropuerto podría haber generado”.

Criticó que ninguno de los reportes que se solicitaron a consultores aeronáuticos concluyó que Santa Lucía fuera la mejor opción y sin embargo, se modernizará dicha base aérea.

López Macari refirió que el hecho de plantear o que se considerara evaluar el uso de una parte de las reservas internacionales del Banxico -como propuso el PT- atenta contra la estabilidad macroeconómica.

“Las reservas actúan como un fondo precautoriamente para suavizar una crisis. Si se tuviera una crisis, las reservas ayudarían a estabilizar la economía, por lo que aprobar o considerar una iniciativa así, tendría efectos muy perjudiciales”.

Remarcó que el uso de las reservas afectaría la línea flexible que da el Fondo Monetario Internacional a México, se tendría una degradación en la calificación soberana del país y se tendrían complicaciones en el nuevo acuerdo del Tratado Libre de Comercio de América del Norte.

“Complicaría el nuevo acuerdo comercial porque se supone que los países miembros se comprometen a tener un tipo de cambio flexible”.

Se deben revisar comisiones

Con respecto a la iniciativa de Morena de reducir las comisiones bancarias, el presidente del IMEF comentó que la revisión y regulación de las comisiones debe darse de manera continua, pero no debe darse como parte de un decreto de ley.

“Reducir las comisiones bancarias provocará una pérdida muy relevante en el valor de capitalización de las emisoras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores”.

Destacó que México es el primer país que cumplió con todos los requerimientos de capital y de liquidez que se plantearon en Basilea III, una regulación financiera que se estableció después de la crisis financiera de 2008-2009.

“El peor escenario para un consumidor es que no tenga opciones. En México sí pueden elegir y mientras tengan esa posibilidad, existe competencia y se pueden reducir las comisiones”.

Apuntó que, si bien el presiente electo anunció que no se revisarán las comisiones al menos en los primeros tres años de gobierno, no se redujo la incertidumbre en la Bolsa ni el tipo de cambio.

“Al haber incertidumbre sobre la claridad en la regulación, los costos de capital pueden llegar a incrementarse de manera exacerbada. Esto puede engendrad una reducción en las posibilidades de fondeo y transitar hacia problemas de liquidez”.

Para el cierre del 2018, el IMEF mantuvo una expectativa de crecimiento económico de 2.10%; mientras que la inflación prevén que cierre en 4.6% y la tasa de interés en 8 por ciento.

erp