En el quinto mes del año, la recaudación que se obtiene por el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) que se cobra en la gasolina y diesel fue de 23,934.4 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 87% en términos reales, respecto al mismo periodo del 2018.

Lo anterior podría atribuirse a que, en las últimas semanas de mayo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidió quitar casi por completo el estímulo fiscal que da en los precios de la gasolina Magna, Premium y diesel, con lo que los consumidores pagaron más por el IEPS que se cobra por cada litro.

De acuerdo con la dependencia, el estímulo fiscal sirve para mitigar la volatilidad en los precios internacionales de la gasolina y el tipo de cambio sobre el precio final del consumidor mexicano.

Es decir, si los precios internacionales de la gasolina suben, Hacienda reduce el IEPS. Pero si el precio internacional baja, entonces Hacienda trata de cobrar el IEPS completo para que tampoco afecte sus finanzas.

Los últimos datos que publicó la SHCP en el Diario Oficial de la Federación son que del 29 de junio al 5 de julio, el estímulo fiscal se redujo más en la Magna, Premium y diesel, con lo que los consumidores pagarán más de IEPS.

Por la Magna pagarán un IEPS de 4.147 pesos por litro, por la Premium 4.060 pesos y en diesel 4.576 pesos.

Si se considera el acumulado enero-mayo, la recaudación por este gravamen en los combustibles fue de 124,385.3 millones de pesos, 66.7% más de lo que registró en el mismo periodo del 2018.

Para Alejandro Limón, investigador de energía y finanzas públicas del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), utilizar el estímulo fiscal con el fin de mantener los precios de la gasolina estables puede resultar una medida riesgosa para las finanzas públicas.

“Si por cualquier razón el precio de la gasolina llega a subir a más de 70 dólares el barril, no hay un límite para que el estímulo fiscal pueda frenar (...) Es un poco riesgosa la jugada porque en las fórmulas que publicaron no hay un límite de cuánto podría reducirse el estímulo fiscal”, expuso en su momento.

Mencionó que, si bien el gobierno federal contempla obtener ingresos por IEPS a la gasolina por 269,300.5 millones de pesos al cierre del 2019, en la Ley de Ingresos de la Federación no se están contemplando las reducciones en el estímulo.

Ingresos petroleros crecen 1.4%

Durante mayo, los ingresos que se obtienen de la venta de crudo al exterior fueron 1.4% mayores  respecto al mismo periodo del año anterior.

Si se considera el acumulado enero-mayo, los ingresos petroleros sumaron 342,602 millones de pesos, 17.4% menos de lo que se reportó un año antes. Dicho monto es menor a lo programado, se contemplaban ingresos petroleros por 438,835 millones de pesos.  Hacienda explicó que ello se debió principalmente a una menor plataforma de producción y volumen de ventas internas.

Con respecto a los ingresos tributarios, en mayo mostraron un crecimiento anual de 6.1 por ciento. En el acumulado de enero-mayo, el crecimiento fue de 4.7%, para sumar 1.42 billones de pesos. Los ingresos presupuestarios del sector público a mayo presentaron un incremento de 4.7%, con un total de 413,058 millones de pesos, mientras que en el acumulado dichos recursos fueron por 2.19 billones de pesos, un crecimiento de 0.7% respecto a los primeros cinco meses del 2018.