La economía chilena sigue dando muestras de recuperación. Ahora, uno de los componentes de la inversión mostró claros signos de realce. Se trata de la Inversión Extranjera Directa (IED), cuyos flujos en el primer cuatrimestre del 2018 alcanzaron la mayor cifra desde que se tiene registro (2003).

Según cifras del Banco Central, y que dio a conocer InvestChile, entre enero y abril ingresaron al país 8,475 millones de dólares, monto que supera notoriamente el registrado en igual periodo del 2017, y que equivale a un alza de 655% en comparación con el mismo lapso del 2017.

La cifra supera en 24.3% la cifra total de inversión anotada durante el 2017 (6,419 millones).

El componente más importante del flujo en el periodo fueron las utilidades reinvertidas, correspondientes a 4,240 millones de dólares. En segundo lugar, se registraron participaciones en el capital por una cifra neta de 2,346 millones, y en tercer lugar se ubicaron los instrumentos de deuda, que alcanzaron los 1,889 millones.

El director de InvestChile, Ian Frederick, destacó al respecto que “es una cifra que sin duda está marcada por operaciones de montos elevados en nuestro país, tanto en inversión como en adquisición de empresas, lo que habla de la confianza de las compañías extranjeras en nuestro mercado”.

Caídas en el 2017

Según el último reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en el 2017, los flujos de entrada de IED a Chile cayeron por tercer año consecutivo, llegando hasta los 6,419 millones de dólares, un nivel cercano al de 1993. Esta caída prolongada de las inversiones estuvo relacionada con el descenso del precio del cobre entre el 2011 y el 2016, así como con el exceso de capacidad que se generó durante el periodo de precios altos.

En el 2017 disminuyeron tanto las entradas de capital como los préstamos entre filiales, que por primera vez en 10 años anotaron un flujo negativo. Dicha evolución fue compensada en parte por una mayor reinversión de utilidades.

La Cepal pronosticó que para el 2018 se espera que los flujos de IED aumenten, por un lado, debido a la concreción de proyectos anunciados con anterioridad —particularmente en el sector de las energías renovables— y, por otro, debido a las mejores perspectivas que se vislumbran desde inicios del 2017 en la tendencia del precio del cobre, lo que podría aumentar la producción minera y hacer rentables nuevos proyectos. Además, a inicios del 2018 el grupo estadounidense Bordeaux Holdings concretó la compra de Banmédica por 3,391 millones de dólares.

Cayó 0.95% frente al dólar

Peso chileno sufre su mayor depreciación desde el 15 de mayo

La nueva escalada en la guerra comercial entre EU y China, que amenaza el crecimiento mundial, una vez más repercutió en el mercado de divisas global y particularmente en el de Chile.

Ayer, al cierre de las operaciones en el mercado interbancario local, el peso chileno se depreció 0.95% frente al dólar tras cerrar en 653.3 pesos, 6.2 unidades más en relación al cierre del día anterior.

Se trata de la mayor depreciación diaria desde el 15 de mayo pasado. Esta depreciación de la moneda local se da en un contexto de caídas para los activos riesgosos en general.

Las principales bolsas del mundo caían y las divisas de economías emergentes perdían terreno en bloque, con la única excepción de la rupia india. Estas cotizaciones se producen en medio del temor y la incertidumbre que genera la guerra comercial entre EU y China, luego que el martes Donald Trump anunciara un nuevo listado con más productos chinos sujetos a aranceles en la mayor economía del mundo.

Esto pasó factura al precio del cobre que también repercutió en el peso chileno.

“La aversión al riesgo nuevamente vuelve a los mercados de la mano de Trump, de esta manera vemos una apreciación del dólar frente a monedas desarrolladas y potencialmente sobre las monedas emergentes latam, que han mostrado un efecto depreciativo”, indicó el Banco de Crédito e Inversiones en un informe.