El presidente francés, Francois Hollande, impulsará una propuesta de mutualizar la deuda europea en una cumbre informal de líderes de la Unión Europea en Bruselas esta semana, aumentando la presión sobre la canciller alemana, Angela Merkel, para que retire su oposición a la idea.

Altas autoridades de la UE y Estados Unidos dijeron que el nuevo presidente francés reactivó la idea de los bonos conjuntos respaldados por todos los estados de la zona euro durante el encuentro del G-8 el fin de semana y que volverá a presentarla cuando se reúnan los líderes de la UE en Bruselas el miércoles.

"Plantearé todas las propuestas de crecimiento en este encuentro informal", dijo Hollande a reporteros al concluir el encuentro del G-8 en Camp David el sábado, en referencia a la cumbre del miércoles.

" Dentro de este paquete de propuestas, estarán los eurobonos y no estaré solo en proponerlos. Tuve la confirmación de esto en el G-8", agregó.

Pese a ir en contra de los deseos de Merkel, se espera que Hollande tenga un fuerte apoyo del primer ministro italiano, Mario Monti, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y de la Comisión Europea, que hace tiempo apoya la emisión de eurobonos.

Alemania se opone a adelantar la medida y dice que antes se necesita mucho más progreso en la coordinación de las políticas fiscales en toda la zona euro. Para ello, tiene el apoyo de Holanda, Finlandia y otros.

El rápido deterioro de la crisis de deuda el mes pasado, por el tabú de una posible salida de Grecia del bloque monetario de 17 países, ha revivido la idea, con varios economistas y autoridades que argumentan que sería una de las mejores formas de recuperar la confianza del mercado.

"El debate de los eurobonos ha vuelto a la palestra y Hollande tendrá el apoyo de otros líderes si lo presenta", dijo un funcionario de la UE. "No es algo que vaya a ocurrir de la noche a la mañana, hay mucho que necesita ponerse en su lugar primero, pero hay un deseo de un plan de acción hacia los eurobonos", agregó.

En una carta a los líderes de la UE, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, los exhortó a no tener "tabúes" en la cumbre del miércoles, que debería enfocarse en medidas específicas para estimular el crecimiento y crear empleos en todo el bloque.

" No es demasiado pronto para pensar en el futuro y reflejar más posibles cambios fundamentales", escribió. "De varias formas, la perspectiva de avanzar hacia un sistema más integrado debería aumentar la confianza en el euro y en la economía europea", añadió.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, le dijo a sus parlamentarios el lunes que apoyaría la posición de Francia.

Se espera que las propuestas de crecimiento incluyan un aumento en el capital pagado del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y planes de "bonos de proyecto" respaldados por el presupuesto de la UE para financiar infraestructura. El objetivo es acordar ideas que puedan suscribirse formalmente en la siguiente cumbre de líderes de la UE el 28 y 29 de junio.

La victoria del Partido Socialista de Hollande en Francia no sólo cambió la dirección del debate sobre la crisis de la zona euro hacia el crecimiento, sino también le dio un impulso renovado a las ideas que Merkel ha rechazado en el pasado, como la mutualización de la deuda.

Merkel ha dicho que no se opone al principio de los bonos conjuntos de la zona euro, pero cree que sólo puede discutirse una vez que se esté mucho más cerca de la integración económica y fiscal en la zona euro.

Ese objetivo sigue estando lejos y las autoridades germanas reiteraron rápidamente ese punto el lunes.

Los eurobonos son "la receta errada en el momento equivocado con efectos secundarios equivocados", dijo el viceministro de Finanzas alemán, Steffen Kampeter, a una radio alemana.

Pero los franceses insistieron en el punto.

El ministro de Finanzas galo, Pierre Moscovici, dijo en una conferencia de prensa con su par alemán que la posibilidad de emitir eurobonos era una "idea fuerte" que debería ser discutida por los líderes de la UE que participarán de la cumbre de esta semana.

"Hablaremos sobre esto el miércoles y cada parte presentará sus opiniones, pero para nosotros es una idea fuerte. La cumbre del miércoles solamente tiene sentido si todo está sobre la mesa", sostuvo Moscovici en Berlín tras reunirse por primera vez con su colega germano, Wolfgang Schaeuble.

Grecia tendrá elecciones el 17 de junio, las que podrían apresurar su salida de la zona euro si los votantes apoyan a partidos opositores al rescate.

En ese escenario, Merkel se vio presionada en la cumbre del Grupo de las Ocho potencias mundiales (G-8) en Camp David, Estados Unidos, pero se negó a ceder en su insistencia de que las medidas de crecimiento no pueden provenir de más gasto deficitario.

Sin su venia, no se podrán realizar grandes cambios de política económica.

ATISBOS ALEMANES

Sin embargo, hay atisbos de que Alemania está dispuesto a incrementar la demanda interna, una medida que podría ayudar a las exportaciones de sus socios de la zona euro y a su recuperación.

La mayor confederación industrial de trabajadores de Alemania, IG Metall, acordó un alza salarial del 4.3% el sábado, dándole a 3.6 millones de empleados de la industria del automóvil y la ingeniería su mayor incremento de sueldo desde 1992. Y el Bundesbank admitió que la inflación germana podría estar razonablemente por encima del promedio de la zona euro por un tiempo.

"El cambio del ministro alemán de Finanzas Schaeuble en favor de salarios más altos y el reconocimiento del Bundesbank de que la inflación podría subir por arriba del 2 por ciento por un tiempo deben ser bienvenidos", dijo Jim O'Neill, presidente de Goldman Sachs Asset Management.

Los mercados enfrentan un mes complejo previo a las elecciones griegas y mientras vigilan la precaria situación del sistema bancario español. Madrid admitió el viernes que su déficit fiscal del 2011 será incluso más alto que el pensado originalmente.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo el lunes que la actividad económica podría caer de nuevo un 0.3% entre abril y junio, alimentando las dudas sobre la capacidad del país de mejorar sus finanzas, aunque insistió en que la meta de déficit de este año se cumplirá.

"Tiene que haber una resolución en torno a Grecia antes de que la confianza vuelva a los mercados", dijo Andrew Wells, presidente global de inversiones en renta fija de Fidelity Worldwide Investment.

En un documento de lo que llamó "bonos de estabilidad" conocido en noviembre, la Comisión Europea dijo que esta no era una idea que podría postergarse por siempre, ya que la severidad de la crisis -que ha empeorado desde entonces- implica que se necesitan tomar medidas más rápidas.

RDS