Los fondos especulativos que ganaron un juicio millonario contra Argentina por bonos de la deuda en default, solicitaron postergar hasta febrero la propuesta que planeaba presentarles el gobierno de Mauricio Macri el lunes próximo, informó este miércoles el ministerio de Hacienda.

La solicitud esgrime problemas de "logística" para recibir la oferta financiera con la que Argentina busca poner fin al litigio con los fondos especulativos NML Capital y Aurelius.

Por el momento se desconoce si el gobierno argentino aceptó la prórroga.

La semana pasada trascendió que los fondos solicitaron a Argentina firmar una claúsula de confidencialidad, según citó la prensa local.

NOTICIA: Argentina presentará próximamente una propuesta financiera a holdouts

Pero el secretrario de Finanzas, Luis Caputo, aclaró que "cualquier oferta de negociación que presente la República Argentina va a ser de carácter público para garantizar la transparencia del procedimiento".

Ambos fondos obtuvieron en el 2012 una sentencia del juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, para cobrar capital e intereses por bonos de deuda en default desde el 2001 por unos 1,700 millones de dólares.

"Anoche (por el martes) en una conversación telefónica con el mediador Dan Pollack, me trasmitió la solicitud de los bonistas en default de, por problemas de logística, posponer la presentación de la propuesta argentina para la primera semana de febrero", indica el comunicado de Hacienda.

La semana pasada Caputo, se reunió con Pollack y los demandantes, en un encuentro cuyo resultado evaluó como "satisfactorios".

NOTICIA: Conflicto con holdouts y Argentina, sin solución inmediata

También se reunió con representantes de los "me too", otros tenedores de títulos en default que el juez Griesa sumó al fallo y cuyas demandas ascienden a unos 6,150 millones de dólares.

Argentina se encuentra en pleno proceso de cambio de su representación legal ante el tribunal estadounidense.

Según el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay la deuda total "es de 9,882 millones de dólares", aunque Pollack la estimó en unos "10,000 millones de dólares".

El gobierno liberal de Mauricio Macri, quien asumió el 10 de diciembre pasado, se mostró proclive a abrir negociaciones y cerrar el litigio cuanto antes en un drástico giro con su antecesora, la peronista de centroizquierda, Cristina Kirchner (2007-2015).

Argentina reestructuró su deuda en default del 2001, cuando el país cayó en la crisis financiera más grande de su historia, en dos canjes en el 2005 y el 2010 a los cuales adhirieron 93% de los acreedores aceptando fuertes quitas.

NOTICIA: Argentina busca generar confianza en el mercado

Pero 7% restante rechazó las ofertas y litigó por el total más intereses.

El gobierno de Kirchner calificaba a los fondos especulativos de "buitres" por haber comprado los bonos en default a precio de remate para buscar recuperar su valor nominal vía juicio.

En julio de 2014 el juez Griesa congeló un pago de 539 millones de dólares en Nueva York al 93% de bonistas que habían adherido a los canjes de 2005 y 2010 de deuda impaga, provocando un default parcial de Argentina.

abr