La situación económica actual que vive la zona euro se caracteriza por los temores infundados de los inversionistas sobre la reversibilidad del euro, lo que provoca el mal funcionamiento del proceso de formación de precios en los mercados de deuda pública, estimó el Banco Central Europeo (BCE).

Dentro de su reporte mensual, el BCE detalló que pese a ser polémico, el nuevo plan de compra de bonos, llamado Operaciones Monetarias de Compraventa, es un instrumento de política monetaria necesario, proporcionado y efectivo , con la finalidad de mantener una estabilidad de precios en la zona.

La institución defendió su política monetaria y enfatizó que sirve para que se tengan en cuenta las implicaciones de la liquidez global en la inflación y así se adopte un enfoque consistente en nadar a contracorriente en cuanto a los desequilibrios financieros.

A REDUCIR EL DÉFICIT

El organismo también destacó la importancia de que los gobiernos continúen con las medidas necesarias con el objetivo de reducir los desequilibrios presupuestales y estructurales para llegar de mejor manera la reestructuración del sector financiero.

Respecto del análisis económico, la institución informó que la tasa intertrimestral del Producto Interno Bruto de la zona tuvo una contracción de 0.2% durante el segundo trimestre del año, tras no registrar un avance en el anterior.

El BCE agregó que las medidas fiscales que han implementado los gobiernos de la zona deben de permanecer, ya que se registra un progreso hacia el saneamiento, por lo que resulta esencial que se mantengan los esfuerzos.

Así como lo manifestó su presidente Mario Draghi, en días pasados, la institución indicó que espera que el crecimiento en la zona siga siendo débil, como resultado de las tensiones que existen en los mercados, pues el clima de incertidumbre financiera contribuye a lastrar la confianza y el clima económico.

[email protected]