Si bien los riesgos en el sector financiero mundial han disminuido en el corto plazo, en el mediano plazo aún persisten, especialmente en la evaluación de los activos y las débiles condiciones económicas de algunos regiones, consideró el Financial Stability Board (FSB).

En su más reciente reunión, el organismo advirtió: Las instituciones financieras y los supervisores deben mejorar sus controles de crédito y clasificar correctamente el riesgo por tasas de interés, así como seguir evaluando la capacidad de resistencia del sistema financiero a los choques externos e internos, esto a través de las pruebas de tensión normal .

PREOCUPAN DEUDAS LOCALES

Para el organismo, la creciente deuda de los gobiernos locales es un asunto que deben de cuidar los bancos, ya que con una debilidad económica en zonas como Europa y Estados Unidos, el riesgo de la carteras estatales se incrementa.

En México, a nivel sectorial la cartera de crédito bancaria a gobiernos estatales y municipales sumó 261,500 millones de pesos a noviembre del año pasado, lo que representó 11.7% de la cartera total vigente del mismo lapso.

Agregó que un cálculo de los bancos prudente y transparente aplicado sistemáticamente a los activos que no son susceptibles de regulación, en particular para los activos no líquidos y complejos, contribuiría a mejorar la confianza en los balances de las instituciones.

Por ello, el FSB adelantó que basándose en el trabajo del Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria, examinará de nuevo este tema en su próxima reunión.

También alertó que mantener las tasas de interés bajas como estrategia para incentivar la recuperación económica puede ser contraproducente para los inversionistas y para los bancos a mediano plazo.

El FSB discutió el uso cada vez mayor de los participantes del mercado de instrumentos para minimizar el riesgo colateral, por lo que la institución internacional continuará monitoreando el crecimiento y los riesgos potenciales de esta actividad.