Los supuestos macroeconómicos para 2020, así como las estimaciones del gobierno federal sobre su capacidad para incrementar los ingresos tributarios, son demasiado optimistas y generan riesgos de sobrestimación de los ingresos gubernamentales, concuerdan estrategas de Barclays, Goldman Sachs, Eurasia Group y la calificadora Moody's.

Por separado, los expertos coincidieron también en que las estimaciones oficiales están sobrestimando la producción del petróleo, muestran pocos cambios en la inversión en el sector, y alimentan riesgos persistentes y destacados sobre la capacidad de apoyo financiero y estratégico que tiene el gobierno federal para apoyar a la petrolera.

Desde Wall Street, el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, dice que la pregunta clave para los inversionistas es si la administración está preparada para adoptar medidas correctivas, recortando gastos según sea necesario para cumplir con sus objetivos, esto en caso de querer cumplir a cabalidad con el superavit fiscal de 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB).

 

El Jefe de Research para Barclays en América Latina, Marco Oviedo coincide con el estratega de GS, y advierte que la propuesta para el Presupuesto de 2020 “sugiere que el enfoque gubernamental de ajustar las cuentas fiscales al control del gasto tiene grandes limitaciones”.

Para Carlos Petersen y Daniel Kerner, analistas de Eurasia Group, los estimados macroeconómicos y de ingresos públicos son “irreales (…) y deberían conducir a modificaciones en el congreso para su aprobación el 15 de noviembre. Pues de otro modo, podrían verse golpeadas las metas fiscales de 2020”.

Subestimaron apoyo a Pemex

La única calificadora que se ha pronunciado sobre la propuesta del Paquete Económico 2020, es Moody's. De acuerdo con la analista soberana Ariane Ortiz “las estimaciones oficiales están subestimando el monto del apoyo financiero que Pemex puede requerir, pues el presupuesto no contempla cambios mayores en relación a lo anunciado anteriormente”.

Subraya también que los supuestos de crecimiento económico (2% puntual) y de producción del petróleo del presupuesto 2020, “son relativamente optimistas y llevarían a una sobreestimación de los ingresos gubernamentales para el año entrante”.

“Y a pesar de todo lo anterior el gobierno definió una meta de superávit primario muy similar a la establecida en 2019, la cual implica un ejercicio fiscal austero que difícilmente permitirá acelerar la actividad económica”.

[email protected]