A diferencia de la mayoría de los países de América Latina, el Producto Interno Bruto (PIB) de México mantendrá una aceleración suave pero constante de aquí al 2018, apoyado por una mayor demanda de Estados Unidos y el efecto positivo de las reformas en marcha, estimaron economistas del Banco Mundial (BM).

En su reporte semestral Global Economic Prospects , calculan que la economía mexicana creció 2.5% en el 2015, tasa que se acelerará este año hasta 2.8% y se mantendrá en expansión moderada hasta llegar a 3.2% en el 2018.

En el capítulo dedicado a América Latina, los especialistas observan que México y Centroamérica compensarán este año la debilidad económica de la región, gracias a su importante nexo con Estados Unidos.

En el diagnóstico para México, consignan que pese al efecto negativo que ha tenido en el crecimiento la austeridad fiscal, la actividad productiva se beneficiará de la debilidad del peso y el fortalecimiento del sector manufacturero exportador.

Inversión productiva espera

Destacan que aún falta recoger el efecto positivo de las reformas en marcha, particularmente de la energética, que consideran será un imán de inversiones.

La apertura del sector de la energía debería continuar favoreciendo a la inversión extranjera y se espera que otras reformas contribuyan a intensificar al crecimiento , enfatizan.

Menores flujos de capital

A pesar de estas previsiones, los economistas del banco advierten del riesgo de inestabilidad financiera y de la disminución de los flujos de capital como eventos que podrían afectar la expansión estimada para los principales receptores regionales de capital foráneo, que han sido México y Perú.

De acuerdo con las previsiones del BM, es probable que la tensión financiera se mantenga durante el ciclo restrictivo iniciado por la Reserva Federal de EU y las crecientes tensiones geopolíticas.

En el mismo informe, Ayhan Kose, director del Grupo Perspectivas de Desarrollo Económico del BM, refiere: El riesgo de turbulencias financieras aumentará los costos del endeudamiento . Lo que conducirá a un deterioro de las condiciones crediticias para los emisores regionales.

Recuperación moderada

El diagnóstico económico para la región es de una recuperación moderada tras la recesión , donde la actividad económica permanecerá sin cambios después de contraerse 0.9% en el 2015.

El efecto de la disminución del precio de los productos básicos en el ingreso local serán los principales riesgos, consignan.

Este 2016, tres economías de América Latina estarán en recesión: Brasil, Ecuador y Venezuela.

Así, la primera economía de la región, Brasil, registrará el segundo año consecutivo de contracción, con una caída menos pronunciada de la registrada en el 2015 (-3.7%), para finalizar el 2016 con -2.5 por ciento. Luego, la contracción de Venezuela, por tercer año consecutivo, con una caída de 4.8%, tras un 2015 donde estiman el desplome en 8.2 por ciento.

Y Ecuador, que también por segundo año consecutivo arrojará números rojos en su PIB, estimados por el Banco en 2 por ciento.

Los motores de la economía regional este año estarán en Panamá, con una expansión estimada en 6.2%, y República Dominicana, cuya previsión se queda en 4.6 por ciento.