Nueva York.- Los investigadores hallaron rastros de ADN del ex jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en ropa de la empleada del hotel que lo acusó de agresión sexual e intento de violación, informaron este lunes los canales de televisión norteamericanos.

Según NBC, rastros de ADN de Dominique Strauss-Kahn fueron hallados en el cuello de la camisa de la empleada de hotel, una guineana de 32 años cuya identidad no ha sido revelada por las autoridades.

De su lado, la policía de Nueva York y la fiscalía rehusaron confirmar esta información.

Los resultados de las posibles rastros de ADN recogidos de Strauss-Kahn en la ropa de su presunta víctima y en la habitación del hotel Sofitel donde ocurrieron los hechos el pasado 14 de mayo eran esperados a principios de esta semana.

Strauss-Kahn, de 62 años, se encuentra en arresto domiciliario desde el viernes por la tarde, seis días después de su detención por una denuncia de agresión sexual.

El ex patrón de FMI está alojado actualmente en un apartamento en el sur de Manhattan que pertenece a la compañía a cargo de su estricta vigilancia y en el que sólo puede quedarse unos días.

Por el momento sólo está autorizado a salir por razones médicas. Cuando sea trasladado a la residencia "definitiva" mientras dure el juicio, Strauss-Kahn tendrá derecho a asistir a audiencias judiciales, reuniones con sus abogados, visitas al médico y a la sinagoga.

El problema es que su presencia no es bien vista y ya en su actual apartamento, que se ha convertido en una atracción turística, varios vecinos declararon su malestar por tenerlo como residente.

Strauss-Kahn obtuvo la excarcelación de la prisión de Rikers Island a cambio de estrictas condiciones, entre ellas el pago de una fianza de un millón de dólares en efectivo y cinco millones más en garantías.

La próxima audiencia en el Tribunal en lo Criminal de Nueva York tendrá lugar el 6 de junio y en ella Strauss-Kahn podrá declararse no culpable de las acusaciones en su contra.

En caso de ser hallado culpable de los siete cargos que se le imputan, Strauss-Kahn puede ser condenado hasta a 74 años de prisión.

Frente a esta posibilidad, el gobierno francés dijo estar dispuesto a apoyar una demanda de su parte para purgar su pena en Francia, declaró el domingo el ministro del Interior galo, Claude Gueant.

Según escribió el ex jefe del FMI a sus colegas y empleados en un correo electrónico firmado "Dominique" y redactado en inglés el domingo, Strauss-Kahn dijo que vive una "pesadilla" y negó las acusaciones en su contra.

"Niego en las términos más fuertes posibles las acusaciones en mi contra: estoy convencido de que se conocerá la verdad y que seré declarado inocente", escribió el ex jefe del FMI.

"Mientras tanto, no puedo aceptar que el Fondo -y ustedes, mis queridos colegas- tengan que compartir la pesadilla que estoy viviendo. Era necesario, pues, que me fuera", continuó Strauss-Kahn, que renunció a su cargo como director gerente del FMI el miércoles a través de una carta.

SUCESIÓN EN EL FMI

En cuanto a su sucesión al frente del FMI, ésta se abrió oficialmente el lunes con la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, como gran favorita y al menos tres adversarios declarados, entre ellos el mexicano Agustín Carstens.

Muy prudente, Lagarde declaró el lunes a la cadena de televisión estadounidense CNBC que es "prematuro" pronunciarse y que no le corresponde a ella tomar una decisión al respecto.

El consejo de administración, integrado por representantes de 24 países o grupos de países, tendrá que analizar hasta el 10 de junio las candidaturas recibidas. Su "objetivo" es designar a un nuevo director ejecutivo "para el 30 de junio".

Por último, la esposa de Strauss-Kahn, la ex periodista Anne Sinclair, anunció este lunes que suspendería "temporalmente" su blog en el que escribía regularmente crónicas sobre Estados Unidos desde junio de 2008.

"Ustedes entenderán que las circunstancias me obligan a suspender temporalmente este blog. Les digo entonces simplemente: hasta pronto", concluyó Anne Sinclair.

apr