La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidió no modificar su rango de crecimiento para la economía del 2015 entre 2.0 a 2.8%, debido a la cifras favorables que presentan los indicadores del mercado interno; la expectativa para el siguiente año tampoco se ajustó.

Quitando el efecto de la menor producción petrolera y la caída en el precio del crudo, la economía mexicana al tercer trimestre del año está creciendo, superando las expectativas de los analistas del mercado , argumentó Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

El viernes pasado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) anunció que al tercer trimestre del año el Producto Interno Bruto (PIB) nacional creció 2.6%, superando el estimado oportuno de 2.4 por ciento.

Entre enero y septiembre del 2015, el PIB se expandió a una tasa de 2.5% en términos anuales, que es mayor al crecimiento registrado en el mismo periodo del año anterior de 2.1% anual, y al observado durante todo el 2014.

En conferencia de prensa, Aportela aseveró que el crecimiento del PIB en México se ha dado en un contexto internacional de mayor volatilidad y un entorno complejo, donde las expectativas de crecimiento global y de las economías emergentes han ido a la baja.

Para el tercer trimestre de este año, en Latinoamérica, se espera una tasa de crecimiento negativa de 1.1%; el promedio de los primeros tres trimestres del 2015 en dicha región es de menos 0.5%, mientras que en México es de 2.5% , refirió.

Es así que ante el entorno complejo y volátil, agregó, este desempeño favorable de la economía mexicana se debe particularmente al motor interno que está dando un mayor impulso al crecimiento.

Analistas catalogaron como prudente la decisión por parte de la SHCP de no modificar su rango de crecimiento. Calculan que la economía en el 2015 crecerá entre 2.4 y 2.5%, dentro de los márgenes de Hacienda, y superando el crecimiento moderado de lo que va del sexenio.

El desempeño de los indicadores macroeconómicos en lo que resta del año marcan que ya no era prudente que se modificara dicha prospectiva , comentó José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Consumo, inflación, inversión ?y remesas ayudaron

El subsecretario de Hacienda aseguró que el desempeño de la economía al tercer trimestre del año se debió principalmente al mercado interno y el impulso de la inversión, el consumo y el empleo.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, coincidió en que el dinamismo de la economía de enero a septiembre de este año se debió al consumo, mismo que se relaciona con una baja inflación y el incremento en los salarios reales, así como al tipo de cambio y por la entrada de remesas.

PIB en el 2016 puede dar sorpresas

Para el 2016 la Secretaría de Hacienda mantiene su rango de crecimiento entre 2.6 y 3.6 por ciento. Aportela opinó que la estimación aún es consistente con lo que se observa en el mercado, y será hasta que el Inegi dé a conocer el crecimiento del PIB al primer trimestre del 2016 cuando la SHCP decida ajustar o no su proyección.

En este sentido, De la Cruz sentenció que en el 2016 existe el riesgo de que el rango de crecimiento sea inferior a lo calculado por la SHCP; diversos sectores -en especial la parte industrial- están presentando un debilitamiento que no necesariamente le dará fortaleza al PIB.

Éstos, junto a la caída de los precios del petróleo y el declive de otras economías, son factores que no permiten asegurar que para el año que entra se cumpla el escenario de crecimiento de la Secretaría de Hacienda , agregó. A dicho comentario se suma la opinión de Serrano, quien decretó que el 2016 será un año muy complicado para las finanzas públicas.

En contraparte, Eduardo González, economista en el Grupo Financiero Banamex, consideró que sí hay factores que pueden impulsar el ritmo de la economía durante el siguiente año. Los cuatro más importantes son: una recuperación de Estados Unidos, la posible estabilidad de la producción petrolera, el consumo y las reformas estructurales, sobre todo su adecuada implementación.

Refirió, además, que los factores a favor podrían ayudar a que el desempeño de la economía deje de tocar fondo y se reactive. Por ello, añadió, es deseable que los ajustes que se hagan sean lo contrario a lo que ha sucedido en los últimos tres años, es decir, que sean modificaciones al alza y no a la baja, podemos llevarnos una sorpresa .

[email protected]