En el cuarto trimestre del año pasado, la economía habría crecido 1.5%, con lo cual en todo el 2013, se registró un avance de 1.3%, es decir, de acuerdo con lo esperado por el gobierno, según informó la Secretaría de Hacienda.

En el Informe de las Finanzas Públicas consignó que en cifras ajustadas por estacionalidad esta proyección implica que el PIB se expandió a una tasa trimestral de 0.8 por ciento. Explicó que entre octubre y noviembre la economía continuó recuperándose de la desaceleración que se sintió en el primer semestre del año. Además, destacó en la última parte del año pasado, el entorno externo presentó cierta mejoría en términos generales. En Estados Unidos, la producción industrial tuvo el mayor crecimiento trimestral anualizado, con 6.8%, desde el segundo trimestre del 2010.

En tanto que los mercados financieros internacionales mostraron un comportamiento relativamente más estable, aunque se siguieron observando episodios de volatilidad. Aseguró que el anuncio de la Reserva Federal en Estados Unidos el 18 de diciembre fue tomado de manera ordenada por los mercados financieros. En tanto que se disiparon los factores internos que estaban obstaculizando el crecimiento a mitad de año.

Como ejemplo, mencionó que las exportaciones siguieron creciendo a un ritmo mayor en comparación con la primera parte del año, impulsadas por la competitividad del país y por el mayor avance de la industria estadounidense. A su vez, la demanda interna registró una expansión con respecto al trimestre previo.

El consumo y la inversión se vieron favorecidos por la generación de empleos formales, el mayor crédito otorgado y el gasto del gobierno. Y es que al cierre de diciembre del 2013 el número de trabajadores registrados en el IMSS fue de 16 millones 525,061 personas, nivel que representa un incremento anual de 463,018 puestos de trabajo.