Durante la reunión en las instalaciones de la Cámara Alta, senadoras del Partido Acción Nacional y del Revolucionario Institucional coincidieron en que obligar a los jóvenes de 18 años a tramitar su Registro Federal de Contribuyentes es terrorismo fiscal.

No obstante, Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), les respondió que existe “un abuso del lenguaje” en cuanto al concepto de terrorismo fiscal; por ello explicó que no se habla de terrorismo educativo por hacer exámenes a los alumnos o de terrorismo penal por encarcelar a los delincuentes.

Por lo anterior, no se debe señalar de terrorismo fiscal el hacer de la autoridad para que los ciudadanos cumplan con sus obligaciones tributarias.

“Lo del RFC va orientado a que todo el mundo se registre para que todos tengan un medio de contacto y si alguien llega a usar su RFC para cualquier cosa que no es consciente y se lo estén usurpando llegue un aviso como sucede con las alertas del banco (...) Ese es el objeto que va más allá de los jóvenes, va por una actualización del padrón para pasarlos a un lugar más seguro”, aseguró Buenrostro.

También, agregó que la obligación de registrarse como contribuyentes al cumplir 18 años tiene una doble intención: hacer conscientes a los jóvenes de que están obligados a cumplir con su país y declarar los ingresos que reciben; y protegerlos de robos de identidad que realizan las empresas factureras.

Al tiempo que Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, comentó que las comisiones evaluarán los dictámenes enviados por los diputados para deliberar hoy y votarse este martes.

El senador no quiso adelantar si habría algún cambio en los dictámenes, ya que eso depende de las comisiones unidas que trabajan con plena libertad.

“No quiero señalar sí habrá o no modificaciones, sino que depende del ritmo de la propia conversación y discusión en las comisiones si es que habrá reservas en el Pleno”, comentó.

Aseguró que el voto de los senadores será libre y en conciencia de cada legislador y legisladora.

santiago.renteria@eleconomista.mx